SENDERO

Publicado: marzo 16, 2010 en POEMAS
Etiquetas:

Te convertiste en sendero lleno de ramas caídas de los árboles inmensos; azotado por el viento en ese martes de invierno.Me llamaste en la lejanía desde tu morada con el postigo abierto; tu petición vino llevada por preciosos lamentos que en mis oídos se perdieron.

Me decías en baja voz; ven a mí mi amada te necesito pronto y presto; corriendo por el camino, acompañada del viento iba buscando la puerta de tu aposento.

Y al final del camino, la casa grande y la ventana con luz de chimenea dentro; abrí la puerta que me dejó en tus brazos cobijada en un abrazo eterno.

Me relataste tus sentimientos, hombre hecho a costa de mil aventuras; me sentí reina sin reino, el fuego seguía en la chimenea ardiendo.

Y tus grandes manos se perdieron por mis corporales senderos, algunos terminaban donde empezaba el deseo; otros seguían y seguían por los caminos abiertos.

Y en la flor de mi deseo, te quedaste suspendido; dudando entre si estaba bien hecho lo que ofreciste un día no se sabe razón ni precio, y caer en la tentación sea cual fuere el precio.

Abandonaste tu voto, me dijiste “esto está bien hecho”; y el alma voló libre hacia el cielo, arrastrando la mía por los mismos senderos. Se abrió la puerta, se fue el desconcierto.

Y acurrucada entre tus brazos, sintiendo y amando lo mismo que siempre estuvo incierto, me encontré con la puerta que ocultaba el cielo.

Pasaron las horas, el viento se lamentaba sobre la teja del techo, el fuego acompañó esta pareja de hecho. Miles de filigranas hicieron nuestros deseos en cuerpos negados hasta ahora a la libertad del “quiero”.

Me sumergí en tu cuerpo, bendito por mucho tiempo; me abrí a nuevos deseos; sentí galopes de corceles en celo. Estaba por fin enamorada de una quimera, un final inesperado y bello.

Y me dejé hundir en los más dulces besos, corazón con corazón, consagrados los dos que se hizo esperar, pero llegó justo a tiempo.

Ahora reposa hermoso guerrero que seguiste a la cruz casi ciego; los ángeles guardan tus sueños; mientras junto a la chimenea, me siento reina sin reino.

Y llevada por el mismo viento, retomo el mismo sendero que de venida, ahora se convierte en ida; vuelvo a mi mundo imperfecto y en vuelta del camino me paro, miro y te lanzo el último beso.

DAMADENEGRO 16/3/2010 

 

Todos los derechos reservados.

Esta obra está protegida por las leyes de propiedad intelectual y disposiciones de tratados internacionales, y no puede copiarse, difundirse o distribuirse sin la autorización del titular de los derechos.
Safe Creative #0812011699476

comentarios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s