La iglesia del Real Convento de la Capuchinas de Alicante (Sitios de poder)

Publicado: julio 1, 2011 en mis experiencias, viajes
Etiquetas:

Según se manifestó  a lo largo de su vida la monja tuvo “experiencias sobrenaturales cada vez más gozosas”. Una de ellas, señaló Sáez, tuvo lugar en 1653 cuando un ángel con un dardo de fuego lo introdujo en su corazón. Se trata del milagro de la transverberación, que también experimentó Santa Teresa, mediante el cual sentía que el amor divino le quemaba. Desde su fallecimiento en 1703, a la monja se le atribuyen curaciones y también el don de hacer que puedan concebir hasta trillizos mujeres infértiles, manifestó la abadesa. 

A diario numerosas personas acuden al convento para rezar
ante el cadáver incorrupto de Madre Úrsula, que fue a la fundadora de este
monasterio. En los próximos años se estudiará en Roma el amplio expediente, que incluye la autobiografía escrita por la monja -1652-1684- y la correspondencia que mantuvo con los Reyes, para decidir si Madre Úrsula pasa a ser Santa Úrsula. 

La iglesia del Real Convento de la Capuchinas de Alicante es
una pequeña iglesia que casi nadie visita; fue construida en 1947 junto con el
convento y lo más destacable es que  en su interior se encuentra el cuerpo incorrupto de la madre Úrsula Micaela, que falleció el 9 de enero de 1703, a los 73 años de edad. 

El proceso iniciado en 1984 para canonizarla continúa en el
Vaticano. La madre Úrsula nació en Cartagena en el año 1628 y escogió su
vocación religiosa en 1645, tras renunciar al matrimonio y llevar una vida
marcada por algunos acontecimientos tan dolorosos como la muerte de sus padres cuando ella tenía sólo cuatro años de edad. 

A lo largo de su vida la monja tuvo experiencias
sobrenaturales. Una de ellas,  tuvo lugar en 1653 cuando un ángel con un dardo de fuego lo introdujo en su corazón. Se trata del milagro de la transverberación, que también experimentó Santa Teresa, mediante el cual sentía que el amor divino le quemaba. Desde su fallecimiento en 1703, a la monja se le atribuyen curaciones. 

Sor Úrsula Micaela Morata (1628-1703), destacó por sus
levitaciones y experiencias místicas, semejantes a las de Santa Teresa de
Jesús,  sobretodo en el  campo de la profecía. Fue tal su popularidad
que incluso el rey de España, Carlos II, mantuvo correspondencia con ella
pidiéndole consejo. A los cinco años de su muerte fue arrastrada por Alicante
sin verse perjudicado el cadáver. La Santa Inquisición llegó a sospechar de si
el buen estado del cuerpo muerto sería obra de Satanás. Hoy día las monjas que custodian la urna acristalada aseguran que en ocasiones el cuerpo desprende una gradable fragancia a la flor del nardo. Su caso está en trámites de beatificación.

DAMADENEGRO 1/7/2011

“Señor mío y Dios mío! ¿cómo es posible que haya quien deje de amaros?…
Pero yo, mi buen Jesús, ¿cuándo comenzaré a amaros como merecéis?…
¡Ay de mí, y qué lejos estoy de aquel amor perfecto, íntimo,  robustísimo que os debo!
¡Oh, cómo me avergüenza mi tibieza!
¿De qué me  sirve este corazón que tengo?, para qué lo quiero si hasta ahora no se ha  reducido a cenizas al fuego de tu amor…”

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s