PARROQUIA DE SAN AGUSTIN (lugares de mi ciudad)

Publicado: septiembre 30, 2011 en mis experiencias, viajes
Etiquetas:

Era mi lugar favorito cuando los demás ensayaban los cánticos de la misa, me quedaba allí con los ojos fijos en ese semblante oscuro que apenas cuatro cirios rojos podían iluminar. La muerte se había llevado la vida de madera pero dejaba impresa la majestuosidad de la muerte y su serenidad. Siempre lo mismo… desde el fondo del pasillo se escuchaba mi nombre: comenzaba lo mejor… el guateque.

 

Y todas esas horas pasadas ante la radio escuchando los discos de la semana, los que estaban en los principales tops de Europa se podían escuchar en el viejo tocadiscos porque siempre había alguien  que se había hecho con una copia de cualquier éxito del momento, es como me enamoró esta chica francesa llamada Silvie con su Poupé de cire… bailes separados desde luego, pues siempre la atenta mirada del religioso hacía que no hubiese tentación de más en ese acercamiento que la iglesia tuvo con los jóvenes de aquellos finales de los 60´s, y así con tragos de  Fanta de naranja o limón pasábamos las tardes de esas semanas llenas de actividades en la que daba tiempo a todo y eso que el horario era bien férreo. Las clases por la mañana y por la tarde y los sábados por las mañanas, volver a casa los fines de semana antes de las 22 horas, las 25 pesetas para el cine y alguna chuchería, los vestido inspeccionados antes de salir pero que no traían mucho problema puesto que casi todos estaban hechos por las madres; no mucho maquillaje aunque los ojos se pintaban con ganas, los labios con un simple brillo y a recoger amigas para irnos al paseo o al guateque de la parroquia.

 

Y Silvie cantando, y cuando se casó con Johnny, el rockero francés con un modelo que nos enamoró a todas…. qué tiempos. Soy una muñeca de cera decía pero tengo alma y quiero….y se quedó para siempre en mi pensamiento. Amo esos tiempos que fueron mis tiempos porque los pude disfrutar lo mismo que ahora disfruto el presente. No soy una muñeca de cera soy una mujer de ahora.

Hora de misa de la una de la tarde; una mañana de otoño, un calor inmenso, el viento de levante soplando a mas no poder. Una hora y media para volver a mis calles, a mis recuerdos, a mi vida.

El sacerdote decía la misa ante algunos ancianos con bastón que a duras penas podían llegar hasta donde se les daba la comunión. Las mismas palabras de siempre, y sin embargo, hoy le tenía a mi derecha; inmenso en su pared tapizada de rojo, la magia de las cámaras modernas nos hace ver lo que difícilmente se podía hacer antes. La imagen de la Virgen, enlutada que vuela por las calles de mi ciudad en la noche del viernes santo tras su hijo muerto. Y la otra madre que ver la talla de la Roldana envuelta en heridas y llenas de llagas.

Allá en lo alto las bóvedas, blancas y reformadas, hoy me han vuelto ver pasar por su pasillo central lo mismo que lo hicieron en mi niñez y mi juventud. Y me ha llenado de energía, de paz, de felicidad….

Después las palomas han puesto sus alas mojadas sobre mis pensamientos, haciéndome reir sobre la fuente de las tortugas.

 

Benditas sean.

 

DAMADENEGRO 30/9/2011

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s