Hermafrodita Dormido – Museo del Louvre

Publicado: diciembre 21, 2011 en viajes
Etiquetas:

 

La escultura representa a Hermafrodita durmiendo. Hijo de Hermes y de Afrodita, de los que recibe su nombre, Hermafrodita. Cuando creció y se transformó en un bello joven, la ninfa Salmacis trató de conquistarlo, y al negarse, lo arrastró hacia el fondo del lago, mientras suplicaba a los dioses que no permitieran que sus cuerpos se separaran. 

Y los dioses, conmovidos por las súplicas de la ninfa, hicieron que ambos cuerpos se fusionaran para siempre en un ser que tuviera atributos de los dos sexos. Como curiosidad, el colchón sobre el que descansa Hermafrodita está esculpido por Bernini en 1619.

Pero Afrodita, al sentirse culpable de adulterio, se separó de su hijo y lo dejó en el monte Ida, (en Frigia), al cuidado de las ninfas del monte, por quienes fue criado.

Con el paso del tiempo, el niño se convirtió en un joven de gran belleza. Un buen día, Hermafrodito decidió salir a recorrer las tierras griegas. Yendo de camino a Caria, en Halicarnaso, el exceso de calor de aquel día soleado le hizo aproximarse a un lago para refrescarse, al que se lanzó a nadar desnudo. La náyade Salmacis -o Salmácide-, espíritu de aquel lago, al notar su presencia y observar su cuerpo desnudo, sintió una atracción inmediata hacia él y no tardó en desnudarse y acercársele para tratar de conquistarlo, pero el joven se resistió.

Aun así, la ninfa no cejó en su empeño y, poco después, desde la fuente cercana a la que Hermafrodito se había acercado, Salmacis se abrazó a él fuertemente, lo arrastró al fondo, y, mientras forcejeaba con él, suplicó a los dioses que no separaran sus cuerpos, diciendo: ”¡Te debates en vano, hombre cruel! ¡Dioses! Haced que nada pueda jamás separarlo de mí ni separarme de él”. Los dioses, atendiendo su súplica, le concedieron su deseo y ambos cuerpos se fusionaron para siempre en un solo ser, de doble sexo.

Hermafrodito, por su parte, suplicó a sus padres, los dioses, que todo joven que se bañara en aquel lago corriera su misma suerte. De esta forma, el lago arrebataría la virilidad a todo aquel que se bañara en él, tal como así se lo concedieron los dioses. 

Este mito ha dado origen al uso de la expresión Hermafrodita, para describir a las personas intersexuales.

Ovidio, Metamorfosis IV, 288

DAMADENEGRO 21/12/2011

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s