Archivos para enero 6, 2012

 

Ubicada en Egipto. En esta ciudad fundada por Alejandro Magno se construyó una de las siete maravillas del mundo antiguo, hoy desaparecida, “El Faro de Alejandría”. Esta escuela combinaba elementos egipcios con griegos. Se realizaron varias alegorías, siendo la más famosa “El Nilo”, donde se representa el río como una figura humana, rodeada de otros elementos que lo identifican. Igualmente se especializaron en figuras grotescas como enanos, alusivos al teatro y la comedia.

Alegoría del Nilo.- Escuela de Alejandría. Época Helénica.- Se trata de la escultura de un anciano recostado que personifica al río Nilo, éste porta un cuerno de la abundancia y los símbolos de la tierra que fertiliza.

Hoy se sabe que sus afluentes principales son el Nilo Azul y el Blanco y dos y para la época en que fue creada (periodo helenístico) es difícil que conocieran las fuentes del río más allá de Nubia. Así  nos quedamos con que representan dieciséis codos de subida de nivel cuando tenían lugar las antiguas inundaciones antes de las presas actuales. Y teniendo  en cuenta el detalle que porta en su mano el cuerno de la abundancia aunque otros dicen que es un junco, además podemos ver también a los niños jugando con un cocodrilo.

Para situar esta escultura históricamente debemos hacer un poco de resumen artístico. La escultura griega a partir del siglo IV a.C se va humanizando, abandona las formas rígidas y estáticas de la etapa clásica. Comienzan a mostrarse figuras escultóricas más realistas, a veces dramáticas y de una enorme vitalidad.

Los mayores exponentes de esta época son Praxiteles con su inclinación hacia formas juveniles y amables como Dioniso niño con Hermes; Skopas con una intención más trágica y melancólica, autor de los frisos del mausoleo de Halicarnaso, Lisipo quizás es el más conocido por ser el escultor de cabecera de Alejandro Magno, era discípulo de Policleto y entre varios retratos de Alejandro también es de destacar por ejemplo el de Heracles Farnesio.

Gracias a las conquistas de Alejandro Magno comienza lo que se denomina el periodo helenístico, donde la visión del arte griego fue adaptándose a los nuevos estilos más orientales aportando a la escultura un ligero toque exótico. No solo se representan cuerpos adultos atléticos sino que aparecen ya niños y ancianos,  Se abandona el idealismo clásico buscando un mayor realismo de la figura y una búsqueda de movimiento. A partir del siglo II a C. toman importancia diferentes estilos según las escuelas como verdaderos talleres de producción en contraposición al individualismo que venía dándose hasta entonces. A destacar tenemos la Escuela de Rodas cuyo mejor exponente es la del dramático Laoconte y sus hijos, sacerdote troyano devorado por una serpiente obra de Agesandro y sus hijos Polidoro y Atanadoro. La famosa Escuela de Pérgamo, ciudad del Asia Menor, nos deja magníficas obras como la del Galo Moribundo y los relieves del altar de Zeus y Atena en Pérgamo obra promovida por Eumenes donde se representa una Gigantomaquia actualmente en Berlín. La Escuela de Tralles tiene como ejemplo el Toro Farnesio en el arqueológico de Nápoles y por último la Escuela de Alejandría con obras como la apoteosis de Homero de Arquelaos y la Alegoría del Nilo.

DAMADENEGRO 6/1/2012