El Castillo de Burg Hohenzollern – ALEMANIA

Publicado: junio 27, 2012 en viajes
Etiquetas:

El Castillo de Burg Hohenzollern aparece encaramado sobre una alta colina a unos 855 metros de altitud en Hechingen desde el siglo XIII, y hoy en día es la sede de la familia Hohenzollern. Su aspecto medieval, con sus muros, sus torres y torreones, lo hacen un auténtico castillo de cuento de hadas. También presenta unos maravillosos jardines, una capilla y las habitaciones reales. Se puede acceder al castillo a través de la entrada principal, que conduce a una casa y la torre primera.

El castillo Hohenzollern fue la residencia de las líneas prusiana-branderburguesa y principesca-católica de la dinastía Hohenzollern. Se encuentra entre los castillos más bellos y más visitados de Europa.

Es espectacular la vista panorámica de la que se goza sobre los Montes Suabios, ya admirada en su tiempo por el emperador Guillermo II: “La vista desde el castillo Hohenzollern realmente merece el largo viaje”.

La primera parte del castillo fue construida durante el siglo XI y fue completamente destruido tras un asedio de 10 meses en 1423 por parte de una alianza de las ciudades imperiales de Suabia.

Un segundo, mayor y más sólido castillo fue construido entre 1454 y 1461 y sirvió como refugio a la familia de la Dinastía de Hohenzollern, de origen suabo, en tiempos de guerra, incluyendo la Guerra de los treinta años. A finales del siglo XVIII el castillo había perdido su importancia estratégica y cayó en el abandono, lo que condujo a que muchos de sus elementos fueran derribados. Actualmente la capilla de San Miguel es el único resto del castillo medieval.

Un tercer castillo, que es el actual, fue edificado por orden de Federico Guillermo IV de Prusia entre 1846 y 1867 bajo la dirección de Friedrich August Stühler, que se inspiró en la arquitectura inglesa neogótica así como en los castillos del Loira. El castillo fue concebido como un homenaje a la dinastía Hohenzollern, de manera que ningún miembro de la familia residió en él hasta 1945, fecha en que se mudó en el, él Príncipe Guillermo de Prusia y su esposa Cecilia de Mecklemburgo-Schwerin. Ambos están enterrados en el castillo.

Entre los tesoros históricos que hoy alberga el castillo se encuentra la corona de Guillermo II, algunos efectos personales de Federico II de Prusia y una carta de George Washington agradeciendo al Baron von Steuben el servicio de la Casa de Hohenzollern en la Guerra de independencia de Estados Unidos. El castillo es hoy un destino turístico muy popular.

 

La Dinastía Hohenzollern

La casa real de Hohenzollern tiene sus orígenes en Alemania, concretamente entre los condes de Suabia, que gobernaron alrededor de los siglos XI y XII . El nombre de esta casa reinante proviene de la palabra “Zollern“, que era el nombre de uno de los castillos de la familia situado en Sigmaringen, al suroeste de Alemania.

Federico III adquirió el territorio de Nuremberg en el siglo XII, ampliando las posesiones de los Hohenzollern. Al morir, dividió sus posesiones entre sus dos hijos, dando lugar a los Hohenzollern de Suabia y a los de Franconia. La rama de Suabia, con Federico IV al mando, conservó los territorios de Nuremberg; esta rama se subdividía más adelante en la casa de Hohenzollern-Hechingen y los Hohenzollern-Sigmaringen.

Los Hohenzollern tuvieron una gran influencia en Alemania desde sus orígenes. Fueron parte de los principados electores de Brandenburgo, pertenecientes al Sacro Imperio Romano Germánico desde el siglo XV. Para el siglo XVIII eran abundantes sus propiedades y palacios, muchos de ellos construidos cerca de Berlín. La consolidación de esta dinastía se debió, en mucho, a su alianza con la casa de Hohenstaufen.

La casa de Franconia tuvo mejor suerte que la rama de Suabia: Conrado III , fue el primer gobernante de esta rama dinástica y su nieto Federico III de Nuremberg, al percatarse de los Hohenstaufen perdían poderío, se alió con la ascendente casa de los Habsburgo, logrando con ello obtener los territorios de Bayreuth y Kulmbach a mediados del siglo XIII.

Federico I de Brandenburgo y VI de Nuremberg, gracias al apoyo que brindó al emperador Segismundo en su lucha contra los turcos, recibió de este la Marca de Brandenburgo con lo que adquiría, entre otras cosas, el derecho a ser elector del Imperio. Federico lucho por imponerse a los nobles locales y engrandeció los territorios de los Hohenzollern, mismos que darían origen al reino prusiano.

Las dos ramas de Suabia cedieron sus territorios a Prusia en 1849, con lo que quedaron prácticamente extintas, desapareciendo los Hechingen veinte años después; sin embargo, los Sigmarigen lograron pervivir: Carlos I de Rumania inicia la rama eslava de esta dinastía hasta su caída en 1947 y el príncipe Leopoldo de Hohenzollern-Sigmaringen fue candidato al trono de España en 1870, dando lugar a un percance diplomático que dio lugar a la guerra franco-prusiana.

La rama de Franconia se consolidó durante el siglo XVII: Federico III de Brandenburgo y I de Prusia , que se caracterizó por su incapacidad para gobernar, en cambio excedió el boato cortesano, convirtió al electorado de Brandenburgo en el reino de Prusia, de común acuerdo con Leopoldo I; su hijo Federico Guillermo I de Prusia, se ocupó del crecimiento económico y militar del reino, concentrando el poder en la aristocracia.

Federico II, el Grande, hijo del anterior, fue el gran reformador del estado prusiano durante el siglo XVIII, logrando anexarse grandes territorios, particularmente los de Silesia y Polonia. Prusia acrecentó su influencia en Alemania, rivalizando con Austria y representando una amenaza para los Habsburgo.

Tras las guerras napoleónicas, los Hohenzollern vieron disminuido su poder. Los territorios prusianos disminuyeron a un tercio de su extensión. Federico Guillermo, nieto de Federico El Grande, impulsó serias reformas y lanzó de nueva cuenta a sus ejércitos contra Francia derrotando a Napoleón en 1815. Prusia se convirtió en una gran potencia.

Federico Guillermo IV hará de Prusia un estado industrial propio del siglo XIX, dando lugar a grandes cambios sociales y económicos. Enfrentó una revolución en 1848, misma que lo obligó a formar una Asamblea Nacional con miras a crear una Constitución. Federico Guillermo IV disolvió en cuanto pudo dicha asamblea convirtiéndose en un monarca absolutista. Víctima de demencia, murió sin descendencia en 1857.

Subió al poder su hermano Guillermo I , quien será el constructor de la unificación del Imperio alemán junto con Bismarck. Además de ser rey de Prusia, a partir de 1871 se convirtió en emperador de Alemania. Guillermo II, su hijo, fue el último emperador de Alemania. Sus acciones políticas hicieron que detonara la Primera Guerra Mundial. Con la derrota de Alemania, Guillermo II tuvo que abdicar y refugiarse en Holanda, con lo que termina la hegemonía de los Hohenzollern.

DAMADENEGRO

Anuncios
comentarios
  1. […] Fuente: https://damadenegro.wordpress.com/2012/06/27/el-castillo-de-burg-hohenzollern-alemania/ […]

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s