La Ouija

Publicado: julio 4, 2012 en mis experiencias
Etiquetas:

La historia de la vieja tabla con letras y números es tan antigua como la tierra en la que se apoya para ser usada bien o mal según se mire. Este inocente tablero de manera que en la actualidad está tomando formas más modernas pueden ser no como se dice aqui, un juego; es más bien un encuentro con entes desconocidos, factores psicológicos ocultos o más aún, almas que no tienen reposo.

Mi historia con el tablero data de hace muchos años, cuando no era un juego de niños ni siquiera para mayores. La Ouija era un peligroso enfrentamiento con fuerzas desconocidas. De como llegó hasta la casa de la abuela digamos que fue casi por casualidad. Vivíamos en Jerez en la Plza de Santiago, para quienes la conozcan saben perfectamente que el barrio de los gitanos está precisamente detrás de la Iglesia del mismo nombre y nada mejor que estos descendientes de ancestrales tribus venidas de la India y del centro de Europa para conocer esas puertas que nunca se deben de abrir.

Mi primo hermano a la edad de quince años cogió una enfermedad que en aquel entonces era mortal de necesidad: el cáncer de sangre, esa maligna enfermedad que se va comiendo los globulos rojos de la sangre convirtiéndola en agua. Conociendo que su final más tarde o temprano estaba escrito, se dedicó los tres años que faltaban para la fatal y letal meta a conocer que había más allá: saber si realmente había un más allá.

Un día junto con un amigo profesional de la psicología pusieron el tablero sobre la mesa aprovechando que mi abuela no estaba en casa. Frente a frente los dos hombres se miraron, pusieron sus dedos sobre la rueda de madera y se quedaron con los ojos cerrados pensando en quien sabe que cosas inmateriales, para llegar a ese estado de sublime levitación mental necesario para que la puerta se abra a ese otro mundo de los muertos o de las almas que esperan el pase definitivo a su inmortal destino.

Tras unos minutos de silencio total el aro de madera dió un brusco giro de 180º. Mis ojos atónitos, únicos testigos de lo que acontecía en la mesa vieron claramente que ese aro no se movía impulsado por la fuerza de ninguno de los dos dedos que lo acariciaban. Simplemente estaban sobre él pero sin ejercer ninguna presión. El amigo preguntó:

-Hay alguien ahí??

Nada.

-Hay alguien ahí? Repitió.

El aro comenzó a girar como loco y lentamente se fue hasta la S y luego hasta la I: SI

-Que buscas?

El aro se desplazó más lentamente ahora identificando cada letra: A L M A.

 

Mi primo en ese momento creo, que se dio cuenta de que la persona que había abierto la puerta sabía que iba a morir. El alma sin dudas era la suya y allí había alguien que la quería.

-El alma de quién?

El aro volvió a moverse: S A B E S B I E N Q U E E R E S T U.

 

-Y que quieres hacer con ella?– (ahora era mi primo el que preguntaba).

L L E V A R L A C O M I N G O.

Llevarla a dónde nos preguntamos los tres mirándonos a los ojos.

 

-A donde?

I N F I E R N O.

El terror se apoderó de los tres, pero mi primo ya repuesto de todo tipo de temores quiso hace una nueva pregunta. No podía dejar la cosa así. Yo estaba a punto de salir corriendo, pero puesta ya en pie, me quedé petrificada y a la vez tremendamente intrigada por saber algo más.

 

-Quien eres?

El aro se movió lentamente, se fué hacia la izquierda y luego a la derecha. Y se dirigió hacia la primera letra que suponíamos sería el nombre del invocado.

S .

Mis manos se mojaron con el sudor y el nerviosismo hizo acto de presencia en la habitación casi a oscuras

 

A

El amigo miró a mi primo quizás con la esperanza de que éste diese por terminado el “juego”, pero su dedo no se separó del aro.

 

T

La tercera letra pareció un mazazo en la mente de los tres y me fuí alejando de la mesa donde el tablero parecía llamear con el brillo de la vela encendida.

 

A

La pesadilla estaba a punto de cumplirse y el invocado estaba a punto también de darse a conocer. El amigo se alejó de la mesa, puesto que sabía perfectamente que su energía no era necesario para que el aro rozado por el dedo de mi primo se fuese lentamente hasta la última letra de su nombre…..

 

N

No puede más, corrí por el pasillo, salí por la puerta y bajé los escalones de dos en dos. En el descansillo me encontré con mi tío que volvía del trabajo:

 

¡¡Chica donde vas que parece que has visto al diablo¡¡¡¡

—*****************************—

 

A partir de aquel día el tablero no volvió a verse; no sé que fue de él. El amigo partió a Madrid para seguir en su trabajo y mi primo murió con 19 años víctima de su enfermedad. Sin embargo, a pesar de los años transcurridos aún recuerdo aquella tarde como si el tiempo se hubiese detenido y aún respiro el aire denso que se apoderó de la habitación en el momento en que el aro de madera comenzó a moverse.

Después he investigado en libros, en antiguas leyendas y en varias ocasiones he intercambiado ideas con personas muy cualificadas en este tipo de comunicaciones con el más allá. Todos dicen lo mismo: no es un juego, no se debe jugar con el tablero, es peligroso, puede abrir la puerta a alguien que venga a hacer el mal, puede haber casos de muerte por parada cardiaca…… y así haría un rosario interminable de opiniones de personas totalmente cualificadas como saber que la OUIJA ni es un juego ni por supuesto es para pasar el rato. Sólo hay algo verdadero: se hace sobre la mesa normalmente y como mínimo dos personas frente a frente.

DAMADENEGROSafe Creative #0811270112863

Anuncios
comentarios
  1. Black Market Forums dice:

    A fascinating discussion is worth comment. I believe that you
    ought to publish more about this subject, it might not be a taboo matter but generally people don’t talk about these topics. To the next! All the best!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s