PLAYA LA VICTORIA – CADIZ

Publicado: julio 23, 2012 en viajes
Etiquetas:

La playa Victoria de Cádiz y yo mantenemos desde hace muchos años un romance muy especial. Ha sido el lugar donde he crecido desde mis primeros pasos por sus arenas y las primeras aguas donde me dí los primeros chapuzones, los primeros intentos de nadar y también los primeros sustos en esos días especiales de olas traídas por el poniente veraniego.

No puedo decir cual es mi primer recuerdo de la playa, quizás porque está tan unida a mí que no sea ni siquiera un recuerdo; es simplemente mi vida. Y claro está que a lo largo de tan larga vida, la playa ha cambiado lo mismo que lo he hecho yo, sobretodo en su aspecto físico.

El recuerdo más lejano que tengo de mi playa es precisamente aquel en que veo a mi madre sentada en una garita de mimbre con su techo y protegida del sol, mientras yo iba y venía con mis carreras del mar a la arena y viceversa, mientras esperábamos que mi padre saliese del trabajo para almorzar allí, sobre la arena y compartir con mi querido padre el baño mejor del día. Recuerdo como me lanzaba sobre las olas y más de un susto que me daba para que le perdiese el miedo al mar; pero nunca el respeto.

En el trabajo de mi padre tenían la costumbre de alquilar una caseta playera, de las que se llamaban de mampostería; esas que tenían su ducha y su lavabo con grifo y agua corriente para hacer el día completo de playa e irte de paseo directamente. El precio era elevado; pero nos juntábamos unas cuantas familias y podíamos disfrutar de la tranquilidad de dejar las ropas, los bolsos y poder ducharnos antes de irnos.

Encima de aquellas primeras casetas, junto al antiguo hotel Playa Victoria se formaba un techo común, que visto desde fuera parecían olas y curiosamente allí quedábamos cuando era temporada de verano, para el paseo: “en las olas”.

El uso de la playa ha cambiado totalmente en los últimos años. Desde aquellas casetas de material, otras iguales pero sin duchas y las de madera pintadas todas de rojo y blanco, la playa se convertía en verano en la segunda vivienda. Allí incluso se tenía cocina para hacer la comida y los chiringuitos daban todo tipo de “tapas” playeras entre caracoles, pescaíto y bebidas varias.

Pero este uso derivó en un auténtico desmadre en los últimos años antes de su reforma total. La basura campaba por doquier y nada ni nadie hacían el menor gesto por dejarla en condiciones para el día siguiente.

La llegada a la alcaldía de Carlos Díaz fue el punto de salida para hacer de la playa un lugar común, sin ningún tipo de propiedad privada, con un paseo marítimo que dejase la belleza de aquella arena y aquel mar azul al descubierto totalmente. Unos servicios más que modernos, torres de control, puesto de socorro, servicios de la Cruz Roja y por supuesto la eliminación de las cada vez más abundante piedras, debido al degaste del sistema y su sustitución por una arena blanca y fina que le dio a la Victoria el aspecto de una playa digna de la bandera azul.

Hoy en día se puede disfrutar al 100% de aquella obra larga y pesada que llevó varios años. La playa luce en todo su esplendor debido también a una condición de cuidar del ambiente que se ha creado entre los gaditanos. Aunque en los últimos años el vandalismo también ha hecho de las suyas, con este fenómeno incomprensiblemente llamado “movida”.

 

Puestos a analizar sus ventajas, diremos las más llamativas.

La playa de la Victoria propiamente dicha comienza a la altura de la Plaza Asdrúbal hasta el fuerte de Cortadura…. accesos a la misma cada 20 a 25 metros. 7 puntos de duchas, guardarropas, servicios de señora y caballeros, enfermería y policía local. Tres torres de control de los vigilantes de la Cruz Roja, cinco lanchas de salvamento de la misma, accesos especiales para minusválidos a través de rampla de madera y ayuda de la Cruz Roja, duchas en cada bajada/subida de la playa, lavapiés, tres restaurantes a pié de arena, debidamente controlados por el control de higiene, cinco chiringuitos en la misma arena que realmente son auténticos restaurantes de madera, con sombrillas, decoración de plantas naturales, servicios, mesas en la arena o en la zona de restaurante con tarima y sombrilla.

Una guardería infantil: la Ballena Azul a pie de arena también, desde las 10.00 hasta las 21.00 h, con servicio de especialistas en educación infantil, juegos, toboganes, pinturas y actividades creativas.

Servicios de alquiler de tumbonas y sombrajos (como se le llama comúnmente) por horas o mañana y tarde, en 8 puntos a lo largo de la playa. Salida de embarcaciones señalada, y señalización del estado de la mar por medio de banderas que varían de color según el estado de la misma (verde, amarillo y rojo).

Ya en lo que es el paseo marítimo, podemos encontrar todo tipo de restaurantes, desde los más típicos hasta los de cocina extranjera. Servicios de Telepizza o pollos asados y demás platos playeros que puedes contratarlo para que te la lleven a la misma playa (naturalmente en puntos de referencias). Terrazas con vistas al mar, salones con aire acondicionado para tener una buena vista y estar fresquitos mientras comes. Tráfico controlado para evitar problemas. Varios aparcamientos subterráneos a los que tendrás que llegar de los primeros en las primeras horas del día (domingo) si no quieres tener el coche colgado todo el rato. Lo mejor es ir andando o coger el transporte urbano. Línea 1 por la avenida principal o línea 7 sólo laborales.

Playa la Victoria en 1970

Las tiendas de deportes náuticos también hacen acto de presencia en la zona, sobretodo las dedicadas al surf y variantes que normalmente se practica en la playa de Santa María del Mar. Tiendas de recuerdos de la ciudad, puntos de información turísticas en la plaza Glorieta Ingeniero La Cierva ante el Hotel Playa Victoria de cuatro estrella con terrazas a la plaza y al mar (reserva con varios meses de antelación). El hotel Caleta (cuatro estrellas también) ofrece también habitaciones todas con vistas a la playa, gran terraza con mucho ambiente sobretodo de noche, platos típicos gaditanos o estupendos helados (todo bastante caro en verano).

El bus turístico de Cádiz te dará un paseo por toda la ciudad, aparte de la playa y puedes contratar sus servicios en la plaza Glorieta Ingeniero La Cierva también. En esta misma plaza tienes la parada de taxis (donde siempre encontrarás alguno), y tres discotecas para jóvenes.

En cuanto al ambiente nocturno de la playa diré que es fenomenal, puesto que está totalmente iluminada. A la altura del Hotel se coloca una pantalla gigante de cine, donde puedes ver las pelis que han salido más recientemente en alquiler sentado en la arena o llevándote tu propio asiento. Los bares y las discotecas hacen del paseo marítimo un interminable desfilar de montones de personas. Desgraciadamente para los inquilinos del hotel y de la zona de la Glorieta Ingeniero La Cierva allí se celebra desde el viernes al domingo la concentración de la “movida”; así que avisados están.

Playa la Victoria en 1970

Y creo que he dado un repaso de la Victoria completo: historia, transformación, servicios, diversión, hoteles, chiringuitos y bares, además de ambiente y puntos de interés.

Espero que les sea de utilidad en sus próximas vacaciones. Pero dejo claro que todo lo que es el alquiler de apartamentos, pisos y hoteles tienen un precio elevado a nivel playa.

Longitud: 3300

Anchura: 60

Tipo suelo: Arena fina y dorada

DAMADENEGRO

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s