AROMAS

Publicado: agosto 13, 2012 en relatos
Etiquetas:

Te ha gustado deslizar la mano por esas telas antiguas que tienen impregnados los sentimientos de muchos años, han permanecido en el mismo lugar que un día las dejaron sus verdaderos dueños.

Quizás la finura de tus manos haya sido competencia de la belleza blanca del raso y el encaje. Te ha dado una idea de la situación que vivíamos en aquellos tiempos. Juegos entre jóvenes, escondidos tras las cortinas que arrullaban besos robados, colchas de encajes bellamente elaborados que se adaptaban a los cuerpos que se dejaban acariciar bajo la firma de una atracción amorosa dulce  y hermosa.

La maquina cantadora que aun tiene un disco puesto, nadie se atreve a ponerla en marcha; quizás dentro de mi estaba aun la sensación de que saldrían cantando esa opereta eterna que se dispersaba por cada rincón de la gran casa. Quizás sonara de esa manera tan especial que mis pies seguirían el ritmo de mi imaginaria pareja, aquellos años me sentía reina, cuando ese baile era autentico, eterno y hermoso.

Ese aroma también te ha hecho soñar, has cerrado tus jóvenes ojos y creo que incluso el olor te ha hecho levitar. Me he agarrado a tu brazo y he sentido el leve latido de un corazón lleno de pasión desbordada.

Quizás llevado también por esa sensación pienso, que en arrebato de pasión, me has besado. Los visillos han volado al viento de este levante veraniego, como celebrando la unión. Incluso he sentido una música leve, lejana, o quizás fuesen los latidos de mi corazón.

Aun me guarda el destino sorpresas aun insospechadas, esta es reamente apasionada  y apasionante pues ni en sueños imaginaria tal escena. La gran casa se ha vuelto viva con la sola presencia de alguien que ha traído de nuevo ese espíritu añejo y puro.

Andas por el gran pasillo, las puertas abiertas de los dormitorios hacen volar las cortinas y sin embargo, una permanece cerrada: la que fue mía, no te atreves, quizás sea miedo. Siento que será duro para ti saber que alguien aun esta allí vivo. Fotos, pañuelos, colcha, incluso cajones llenos de recuerdos. Peine de plata, quizás con algún cabello aun  escondido en sus dientes. La foto que un día fue casi oficial de un futuro casorio. No te atreves, te paras pero no te atreves y sigues el camino de la escalera.

Lejos quizás, se busca la leve risa de alguien que aun se burla de que haya persona que quiera y no pueda con su huella. La escalera de madera cruje por el paso de los años, de tus pasos. Reposa tu mano sobre el pasamano que en tallados barrotes tienen flores esbozadas, bajas como lleno de frustración porque hoy tampoco has podido allanar la frontera que une pasado y presente. Allí no eres dueño.

Te acercas, con gesto sumiso, quieres corroborar que un poco eres amado, y te dejas acariciar, mi niño mimado. Una pena en esos ojos negros, piensas lo que fue no y volverá. Aun así eres un milagro.

©DAMADENEGRO 13/8/2012  Safe Creative #1208132117620

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s