La Bailarina y El Inglés – Emilio Calderón

Publicado: septiembre 13, 2012 en libros
Etiquetas:

 

El sabor de esa India colonial británica durante la Segunda Guerra Mundial ya de por si la hace mucho más interesante porque se nos viene a la memoria las intrigas, el espionaje y los personajes que conforman las novelas típicas de tal época, el llamado “desolé” de la sociedad que se atrincheró en tal formidable escenario, mientras en Europa se moría por nada; creó un caldo de cultivo más que llamativo en la mente de muchos escritores que consiguieron grandes novelas de acción y de intrigas.

Basada y confirmada por el mismo autor en la literatura de Rudyard Kipling al que considera un verdadero dios, tiene muchos flecos que nos recuerdan al famoso maestro de muchos escritores. Tiene el ritmo que necesita para mantener el interés del lector hasta el último momento y un desenlace capaz de dejar satisfechos a los más exigentes.

El personaje central de la obra es el jefe de policía Masters, nombrado sin experiencias previas en estos lances, y que se enfrenta a una cadena de misteriosos crímenes que cambian bruscamente su destino para verse metido de cabeza en una conspiración que podría hacer cambiar la opinión de sus propios compañeros para hacerlo ver como un delincuente y llevarle hasta prisión.

Los enfrentamientos entre las dos sociedades comienzan a llegar a la zona caliente y los primeros movimientos de la India se crean para alejar al invasor durante años. Henry Masters es un hombre que conoce todo ésto muy bien porque ha nacido allí y contempla con cierto temor la transformación que se está produciendo en el país que le vio nacer.

Los ingleses tampoco están tranquilos en esta zona, las fronteras con Birmania se están convirtiendo en más que peligrosas por su confrontación con los japoneses. Por otro lado los movimientos locales, sobre todo el Partido del Congreso seguidor de Mohandas Gandhi, están intrigando para que incluso entren los japoneses y manden a paseo a los ingleses de los que están ya hasta él no va más.

Ese ambiente es el que respira Henry que se libra de ir a filas porque sufre una minusvalía secundada también en gentes que le conocen desde la infancia. Lo cual le lleva hasta el puesto que quizás sea mucho más complicado que disparar un rifle sin ton ni son. Henry es el narrador de la historia, sabemos lo que ocurre a su alrededor de primera mano y los sentimientos palpitan en cada reglón porque se han escrito como “yo”. Sabemos también como ha transcurrido su vida, siendo inglés nacido en este país y con familia inglesa, no tiene ningún interés como la sociedad en la que vive, por ninguna costumbre propia del país que ocupan desde hace años. Odia el calor porque añora su patria de origen pero no está dispuesto a darse el piro del que considera su suelo colonial.

Dentro de este aburrido transcurrir de su vida, se le cruza una mujer de las que antiguamente se llamaban “fatales” y es tal lo que cambia su forma de vida que le vale para que termine en prisión. Es el punto de salida de toda una red de conspiraciones y de traiciones que difícilmente nos hace ver a este personaje tan aburrido como centro de todo el entramado. Pero sí ocurre y aunque las primera páginas se pierden en ponernos en contacto con el decorado, los dimes y diretes, los problemas políticos, las forma de vivir de ingleses y propios del lugar, los incipientes movimientos políticos, las desganas de muchos añorando su tierra natal y el orgullo de los propios del lugar, que se ve reforzado por una serie de personajes que después hicieron historia, nos llena de interés por el final y antes por el desarrollo de toda esta trama.

Contrasta la visión que tenemos de los ingleses que en Europa se enfrentaban con sus enemigos, con éstos que se movían en escenarios trasnochados y cada vez más peligrosos debido al malestar social de un país ocupado y relegado a un segundo plano en todas sus manifestaciones con tanta riqueza que viene de su impresionante antigüedad de costumbres y de creencias. El libro se nos puede hacer un poco largo, quizás con menos páginas que las 300 originales, hubiese sabido transmitir al lector las mismas impresiones, pero no por ello vamos a demonizarlo.

Su autor, Calderón, llegó a finalista de los premios Planeta en la edición del 2009 y con este libro conforma la trilogía que tiene como decorado la Segunda Guerra Mundial pero de fondo, ya que su principal escenario es Asia. El primero fue “El judío de Shangai” y el tercero está aún por escribir y el escenario esta vez será Japón.

 

Editorial Planeta

Páginas 312

DAMADENEGRO 10/2/2010

Anuncios
comentarios
  1. Santo Vonruden dice:

    I just want to mention I am just beginner to blogging and site-building and seriously savored you’re web site. Likely I’m want to bookmark your website . You amazingly come with very good well written articles. Thanks for revealing your website page.

    Me gusta

  2. Alvin dice:

    This information is worth everyone’s attention. Where can I find out more?

    Me gusta

  3. Amedar Consulting dice:

    Thanks for the sensible critique. Me and my neighbor were just preparing to do some research on this. We got a grab a book from our area library but I think I learned more from this post. I am very glad to see such magnificent info being shared freely out there.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s