Castillo de Glamis, Escocia

Publicado: octubre 18, 2012 en viajes
Etiquetas:,

Janet había tenido la mala fortuna de casarse con el desagradable John Lyon, Señor de Glamis. Éste fue encontrado muerto después de haber comido solo, y ella fue acusada de haberlo envenenado. A pesar de todo, en el juicio se la declaró inocente por no haber suficientes pruebas en su contra.

Después de eso Janet volvió a casarse, esta vez con un Campbell; pero el rey no iba a dejar estar el asunto. Seguía desconfiando de esa familia, hasta tal punto que un día llevó a Janet ante un juez acusándola de brujería y de intentar asesinarlo. Hizo aplicar la tortura a sus servidores para conseguir testimonios de que Lady Glamis, junto con su esposo y su hijo, había formado parte de una conspiración para asesinarlo, con la intención de sentar en el trono a la Casa de Angus.

De nada le sirvió a Janet llorar e insistir en su inocencia. Finalmente fue llevada a prisión y más tarde la quemaron en una hoguera en Castle Hill, Edimburgo, el martes 17 de julio de 1537. La ejecución fue presenciada por una gran multitud, impresionados por su dignidad y valor, y convencidos de su inocencia.

Su esposo había fallecido al arrojarse por una ventana intentando escapar del castillo. Janet dejaba una hija, casada posteriormente con Ross de Craigie, y un hijo que por tener tan sólo 16 años fue puesto bajo la custodia de su tío Alexander. Pero su edad no le libró de ser también acusado de traición. Fue obligado a contemplar la ejecución de su madre e igualmente juzgado por ello y condenado a muerte el 10 de julio de 1537, tras haber confesado que tenía conocimiento de la conspiración y que la ocultó. Sin embargo la sentencia fue suspendida hasta que alcanzara la mayoría de edad. Mientras tanto debería permanecer en prisión y le fueron confiscadas sus propiedades. Por fortuna para él, su acusador sintió remordimientos y dijo que su declaración había sido falsa, con lo que pudo ser liberado.

John Lyon, un cómplice, fue condenado a morir en la horca. En cuanto a Makke, que habría preparado y vendido el veneno, le cortaron las orejas y fue desterrado.

La leyenda cuenta que el espíritu de Lady Glamis volvió al castillo. Son muchos visitantes, además de la difunta reina madre, los que aseguran haberla visto en la capilla y alrededor de la torre del reloj. La llaman la Dama Gris, y dicen que siempre está iluminada —iluminada de rojo por el fuego de la hoguera—. Y como curiosidad, buscando información sobre este tema me encontré con un número de la revista Weekly World News, de 23 de junio de 1981, en el que se afirma que también la reina Isabel II informaba haberla visto.

Hay una pequeña capilla dentro del castillo con capacidad para 46 personas. Uno de los asientos está siempre reservado para la Dama Gris.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s