Heidelberg Castle, Alemania

Publicado: enero 22, 2013 en viajes
Etiquetas:,

Especialmente del siglo XV, hay ejemplares de extraordinaria belleza y riqueza. En el patio interior de la Universidad Nueva, está la Torre de las Brujas o de los Ladrones. Parte de su fortificación medieval data del siglo XIII. Hay dos iglesias especialmente destacables. La iglesia de Santiago, de estilo gótico, cuyo coro fue construido entre los años 1311 y 1322, con una nave central que data de 1373 a 1436.

La iglesia se consagró en 1485. 40 años más tarde, desde el balcón del coro, Florian Geyer dirigente de los campesinos insurrectos leyó las exigencias promovidas por una de las revueltas sociales más importantes del siglo XVI. Es actualmente una iglesia evangélica luterana y, como en tantos otros santuarios de la zona, afortunadamente, se han conservado las imágenes y retablos anteriores a la reforma protestante. Los días de sol, la nave se ilumina con un maravilloso arco iris de tonalidades. La iglesia de los jesuitas es el otro templo a destacar; de un barroco sencillo, blanco y diáfano, se adorna con un mobiliario de bancos de madera negra de diseño lineal y nórdico que invita a la serenidad y la oración.

La ciudad está coronada por su famoso castillo edificado sobre una fortaleza medieval y que durante quinientos años fue residencia de los príncipes electores del Palatinado. Aunque destruido en numerosas ocasiones, sus ruinas lo convirtieron en el símbolo de toda una época, el Romanticismo Alemán. En tiempos, sus jardines en terrazas de estructura geométrica fueron considerados como la Octava maravilla del mundo.

En el palacio se conserva, entre otras curiosidades, el tonel más grande del mundo, de ocho metros y medio de largo y siete metros de alto, construido en 1751 con ciento treinta troncos de roble y  con una capacidad de 220.000 litros. Al castillo se puede subir también en funicular, si bien el descenso merece hacerse a pie, para gozar de la magnífica vista sobre el río Neckar y la ciudad, y penetra poco a poco en sus callecitas y rincones.

Para los amantes de las compras, la Hauptstrasse o avenida principal es una de las zonas peatonales más bonitas y largas de Europa, con más de un kilómetro de longitud, en la que confluyen, en pequeñas e idílicas calles, todo tipo de tiendas, librerías de ocasión, anticuarios,  artesanías, o las más importantes firmas de la moda internacional.

No hay que olvidar que al tratarse de una ciudad estudiantil, investigación y estudio, se conjugan alegremente con la diversión y el entretenimiento, estableciendo un sano equilibrio entre la historia, presente en sus calles, y el desenfado de los jóvenes, con múltiples y variados lugares de esparcimiento, como teatros, salas de música y jazz,  fiestas de salsa, o los festivales internacionales de Heidelberg y los de teatro al aire libre en el Palacio.

Heidelberg Castle, Alemania

Cuando el tiempo lo permite, la navegación por el río Neckar es especialmente recomendable. Una magnifica red de tranvías permite la rápida comunicación hasta los barrios más alejados.

La noche podríamos pasarla en Bad Wimpfen, a menos de un centenar de kilómetros de Heidelberg, cuyas instalaciones hoteleras dotadas con importantes y modernas piscinas  termales de agua salina, permiten un grato y tonificante baño, preámbulo del paseo por las calles de la ciudad, construida en el siglo XII. Es una silueta impresionante, con la Torre Azul y la Torre Roja. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s