El Gran Casino de la Arrabassada – Sant Cugat

Publicado: febrero 11, 2013 en viajes
Etiquetas:

Hay recuerdos que si no fuera por el legado que nos han dejado algunos testigos, se perderían en el tiempo. Hay otros que si no fuera por los restos que quedan, serían un misterio brindado a los entendidos en historia. Del tema de hoy nos han llegado algunas voces a través de la red y hemos decidido investigarlo. Se trata del Gran Casino de la Arrabassada, del que quizá nadie haya oído hablar. El Gran Casino era un edificio que a pesar de encontrarse dentro del término municipal de Sant Cugat es una pieza imprescindible para conocer la historia de la ciudad, y la historia curiosa y particular de algunos ciudadanos de antes de la guerra. Actualmente, del Gran Casino de la Arrabassada sólo quedan algunos restos de fachadas, decoraciones neoclásicas derruidas y engullidas por la vegetación. Lo que durante una época fue, tal y como demuestran las imágenes de algunos vídeos que circulan por la red, sinónimo de glamour y riqueza de las clases acomodadas de finales del siglo XIX y principios del XX, hoy ya no queda nada.

El Gran Casino de la Arrabassada  está en la historia de la ciudad durante este periodo en paralelo y estrechamente vinculado al crecimiento económico y expansivo de la Barcelona de principios del siglo XX. Entonces, Barcelona había quedado parada a los pies de Collserola, pero el desarrollo de una clase acomodada cada vez más exigente creó la necesidad de buscar nuevas zonas de recreo y ocio. La sierra de Collserola, un espacio natural a los pies de la gran ciudad, ofrecía un escenario fantástico para la burguesía. Es a finales del siglo XIX cuando, simultáneamente a la inauguración del Gran Hotel-Restaurante la Rabassada-del año 1899, y puso a punto el complejo del Gran Casino-, otras infraestructuras como las carreteras de acceso a la montaña y el parque de atracciones del Tibidabo se fueron desarrollando. El elemento clave, sin embargo, fue la conexión con la ciudad, fortalecida por la inauguración del Ferrocarril Funicular del Tibidabo, la carretera de Sant Cugat, el ramal a Vallvidrera y el funicular eléctrico. Todo esto fortaleció aún más la presencia de ciudadanos, que con el paso del tiempo vieron aumentar la oferta de ocio con otros complementos como el Observatorio Fabra, el Museo de Física Ferran Alsina o la cripta del Sagrado Corazón.

El Casino de la Arrabassada (España)2

La atracción  sin embargo, antes de convertirse en el gran complejo de ocio y glamour, fue un hotel-restaurante con vistas a la ciudad. En aquella época, el emplazamiento era único. Un hotel de lujo en medio de la naturaleza, dentro de un bosque, junto a manantiales de agua, plantas medicinales y vistas al mar, que configuraban una de las mejores infraestructuras de estas características en Europa. Tal como indica Juan Auladell en un artículo titulado “Aquel Gran Casino de la Rabasada”, cedido por el Archivo Municipal de Sant Cugat, un viajero inglés describía aquel lugar, en 1892, así: “Barcelona actualmente es diez veces más fascinante . El tranvía hace muy accesible la cima a los ciudadanos. Se queda absolutamente fascinado por las vistas y la suavidad del aire”. El éxito del hotel-restaurante y una conexión cada vez mejor con la montaña popularizaron el emplazamiento que, en 1908, unos capitalistas franceses decidieron ampliar. Es así como al año siguiente, la empresa Sociedad Anónima La Rabassada compró el hotel-restaurante y parte de los terrenos adyacentes para construir lo que ahora sí que sería el Gran Casino de la Arrabassada, inaugurado el 15 de julio del año 1911 con la voluntad de ridiculizar las construcciones hasta entonces erigidas en la ciudad. El Gran Casino quería convertirse en el monumento más majestuoso de Barcelona.

El Casino de la Arrabassada (España)1

El día de la inauguración, el local se llenó de personas famosas, empresarios influyentes, periodistas y políticos que estrenaron el casino, que además también disponía de un parque de atracciones con una montaña rusa de 2 kilómetros y un túnel de 57 metros. Entre las otras atracciones, destacan, como curiosidad, adornos de agua muy parecidos a los que actualmente hay en los parques de atracciones más modernos. El Gran Casino, además, disponía de salones de juego, de un teatro con capacidad para 200 personas, restaurantes de lujo comisariados por prestigiosos chefs franceses, salas VIP y orquestas que tocaban para todos los invitados.

La decadencia del local vino precedida por una serie de historias dignas de películas de terror. Las malas lenguas comentan que algunos de los grandes empresarios que se jugaban sus fortunas acabaron en la más absoluta miseria y, para no perder el honor, muchos de estos jugadores malaventurados se suicidaban para no tener que afrontar la dolorosa situación ante la familia. Corre la voz de que, incluso, el Casino había habilitado estancias para que estas personas llevaran a cabo este final trágico en la más absoluta intimidad. En 1912 el juego se empezó a perseguir, lo que iba en contra de los intereses del local, que definitivamente se vio estrangulado en 1923, cuando la dictadura de Primo de Rivera prohibió explícitamente el juego.

El Casino de la Arrabassada (España)4

Sin embargo, los documentos consultados en el Archivo Municipal de Sant Cugat indican que con la Exposición Mundial de 1929 parece que el complejo resurgió un poco, aunque con la mala suerte que el estruendo de la crisis económica de los años posteriores terminar de sepultar la suerte de este edificio tan magnánimo. Finalmente la Guerra Civil y los fusilamientos que llevaron a cabo ambos bandos en Collserola hicieron que el edificio acabara vacío y en la decadencia más absoluta, y acabara alojando una comisaría de carabineros, hasta que en 1940 le derrumbaron. Actualmente, del Gran Casino de la Arrabassada queda bien poco. Sólo algunos restos de lo que fue y que han quedado comidos por zarzas y árboles de la sierra de Collserola. Apenas queda nada y lo poco que había se saqueó los años posteriores al derrumbe.

El Casino de la Arrabassada (España)3

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s