ÁNGELES CAMINO DEL CIELO

Publicado: septiembre 15, 2013 en mis experiencias
Etiquetas:

BelgianMartheCDV

Ángeles de paso, sueñan en el camino que le lleva a la eternidad. Su vida no se puede juzgar porque ha sido demasiado breve y sin embargo los sentimientos que han despertado llenan el corazón hasta hacerlo reventar por el dolor de su marcha. Ángeles que vuelan al cielo, sus ropas blancas, inmaculados sus corazones, descansen en paz.

DAMADENEGRO 

******************************************************** 

Esta práctica, que en nuestros días nos puede parecer una conducta escandalosa y hasta sintomática de algún desorden mental, para nuestros antepasados representaba un consuelo a su terrible duelo. Era común maquillar al cadáver y colocarlo en poses que simularan vida (vistas hoy, muchas de esas fotos pueden herir la sensibilidad y llegan a asustar a quienes descubren que están mirando personas muertas). También se colocaba a la familia en torno al fallecido como si se tratara de un retrato común. Recuerda que esta foto podía representar la oportunidad de una vida de inmortalizar a toda la familia junta.

Estas fotos, conocidas como “fotografías post-mortem” se realizaban pocas horas después del fallecimiento de la persona. Este género se hizo muy popular entre las personas entregadas con fervor al misticismo religioso. Tanto fue así que surgieron los fotógrafos especializados en este tipo de trabajo. Era tanta la demanda que estos fotógrafos llegaban a atender varios encargos en un mismo día. Estos profesionales se volvían expertos a la hora de recrear situaciones en que el difunto se viera vivo y preservarlo así ante la vista de todos. El fotógrafo tenía plena libertad creativa. Después de todo, se trataba del último homenaje al ser querido.

En Estados Unidos y Europa la demanda por estas fotografías llegó a aumentar el precio del trabajo por lo costoso de los desplazamientos y la urgencia en tomarlas (existen ejemplares que se tomaron hasta 10 días después del fallecimiento). Al principio se utilizaba la postura de dormido para reflejar el “eterno descanso”, pero se sustituyó por el acto de simular que estaban vivos, así que les abrían los ojos y los acomodaban en diferentes poses. Con la ayuda del maquillaje se llegaron a crear fotos sorprendentes en unos casos y patéticas en otros. Como se situaba la cámara a la altura del rostro, el daguerrotipo resultaba muy crudo así que se fueron añadiendo detalles como flores y otros adornos.

 

Esta costumbre llegó hasta mediados del siglo 20. Cayó en desuso por la difusión de las nuevas cámaras que permitían tomar fotografías de personas vivas con un resultado más agradable para la sociedad.

A pesar de que se empezó a considerar morbosa la práctica de la fotografía post-mortem, la verdad es que se sigue practicando con personajes relevantes como el Papa Juan Pablo II y otros dirigentes mundiales ya que sirven de prueba testimonial para la prensa. En los Estados Unidos los padres de bebés nacidos muertos o de cortos meses están empezando a recurrir a estas fotografías para guardar un recuerdo. En cualquier caso, cada persona es libre de hacerlo y de ser respetada por su decisión, como de no hacerlo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s