Proyecto Arqueológico Huaca Pucllana-Peru

Publicado: octubre 26, 2013 en viajes
Etiquetas:

Proyecto Arqueológico Huaca Pucllana

El sitio arqueológico de Huaca Pucllana se encuentra ubicado en la costa central de la República del Perú, en la margen izquierda del valle bajo del río Rímac, en una zona antiguamente irrigada mediante acequias de los llamados ríos Surco y Huatica. Se encuentra a menos de dos kilómetros de los acantilados marinos de la Costa Verde, hay un fácil acceso a las playas del litoral por medio de la quebrada conocida como Bajada Balta. Desde el punto de vista ecológico el área del entorno del sitio corresponde al desierto subtropical. En lo político el sitio está en el distrito de Miraflores, entre las calles General Borgoño, Elías Aguirre, García Calderón, Independencia y Víctor Larco; en la provincia y región de Lima Metropolitana.

Hace 25 años se inició el interés de poner en valor uno de los más impresionantes monumentos arqueológicos ubicados en esta parte del Valle del Rímac y que hasta ese momento había sido objeto de muchas referencias escritas y orales, pero expuesta al maltrato e indiferencia de nuestra sociedad contemporánea.

La Huaca Juliana – como la llamaban en ese tiempo – a pesar de estar registrada en varios textos técnicos que sólo los arqueólogos manejábamos, no pasaba de ser para los vecinos de Lima y visitantes de otras regiones, un “cerro” o promontorio de tierra en el cual se había acumulado gran cantidad de basura moderna y desmonte de las casas, que año tras año iban encerrando el lugar pre-hispánico, reduciéndolo a su mínima expresión.

Ahora, después de mucho trajinar, contamos como anécdota a quienes nos visitan, los comentarios de los vecinos acerca de los trabajos arqueológicos intensivos que iniciamos en 1967 y retomamos de manera definitiva en 1982. Nos mostraban su agradecimiento porque “íbamos a limpiar por fin el cerro de tierra que ensuciaba toda la ropa lavada de las azoteas” o que “por fin van a aplanar el cerro que no les dejaba captar bien la señal de la televisión”. Era muy curioso ver a los vecinos de las casas más cercanas que se acercaban a “husmear” lo que hacíamos y se sorprendían cuando veían que debajo de la basura y el desmonte salían sólidos adobitos y pisos muy bien elaborados con barro.

Poco a poco, cada mañana al iniciar la jornada de trabajo, se hizo costumbre que algunos señores y señoras fueran parte del paisaje maravilloso de recuperar la “huaca”, algunos de ellos convidando gaseosas o limonada “para los chicos”, que eran los estudiantes de arqueología o los mismos arqueólogos que dirigían las tareas de campo. Luego, con un trabajo sostenido, mucho esfuerzo y el apoyo de la comunidad, se fue “transformando” la idea del “cerrito” en lo que los vecinos hoy llaman “nuestra Huaca Pucllana”.

Creemos que todos estos años de trabajo se ven gratificados cuando personas de toda edad y condición social ahora son convocadas nuevamente por este centro ceremonial, que alguna vez hace más de 1300 años convocó a antiguos comarcanos de la zona. La “huaca” Pucllana hoy es nuevamente patrimonio reconocido por la gente y tiene definitivamente un nuevo valor de uso para la construcción de una identidad histórica.

En todo este tiempo, se han registrado evidencias que nos permiten dar un panorama acerca de los conocimientos y de algunos detalles de sus costumbres de la gente que construyó el sitio, aquellos a quienes identificamos como “Cultura Lima”. En esto han participado muchos especialistas de diferentes áreas de la investigación, en distintas temporadas de trabajo. Gracias a ellos y a su compromiso con Pucllana, se consolidó un trabajo multidisciplinario que nos permite ahora presentar, con bastante certeza, la información arqueológica y las conjeturas sobre lo que sucedió con la arquitectura, la cerámica y el modo de vida en Pucllana durante los siglos V a VII de la era cristiana.

El aspecto que Huaca Pucllana tenía hasta el año 1981 era realmente deplorable: estaba invadido tanto en la parte baja como alta, ausencia de un cerco perimétrico, abundante basura y desmonte y dos avenidas trazadas para atravesar la huaca, además de la delincuencia y la inseguridad campeando por doquier poniendo en verdadera zozobra a los vecinos.

Esta situación cambio gracias a la iniciativa de la municipalidad de Miraflores quien en el Foro denominado “Miraflores al 2000” realizado en 1980 decidió poner fin al “problema social” en que se había transformado la llamada en ese entonces “Huaca Juliana”. Pero, esto no pasaba por desaparecer el sitio arqueológico, como se estilaba en las décadas anteriores, sino en recuperar el sitio arqueológico para la comunidad. De esa manera se inició un lento proceso de investigación, conservación y puesta en valor que unió mediante un convenio interinstitucional al municipio de Miraflores y el Instituto

Nacional de Cultura, trabajando desde ese entonces de manera conjunta constituyéndose en el único caso de recuperación de un sitio arqueológico realizado por un gobierno local. 

Esta experiencia, única en su género en el país, no sólo ha trabajado investigando el lugar mediante excavaciones arqueológicas y análisis de materiales recuperados sino que ha apostado por integrar al monumento como un ente vivo dentro de la sociedad que actualmente lo acoge. Es así que se asumió desde el inicio la necesidad de mostrar el resultado del trabajo realizado de diversas maneras, así se inauguró en 1984 la sala de exposición del museo de sitio, se creó, con ayuda de escolares y sus maestros organizados, un parque de flora nativa, habilitándose posteriormente el de fauna y en 1988 se empieza con un Taller de arqueología para niños, un trabajo pionero en la formación de valores de respeto al patrimonio histórico a la vez que una manera entretenida de aprender historia, este taller se ha multiplicado y ahora otras instituciones lo realizan también dando muestra y testimonio que si es posible lograr que la niñez se sienta atraída a nuestro pasado y aprenda historia sin necesidad de aburridas charlas. 

También se realizan jornadas de capacitación para guías de turismo, agentes de seguridad del distrito, así como los guiados en español, inglés y japonés. Entre otras actividades se tiene también: narración de cuentos y mitos andinos para niños, muestras itinerantes a diversos colegios, talleres de arqueología para adultos entre otros.

Son 25 años de trabajo que han dado muchas satisfacciones al equipo científico que trabaja día a día en Pucllana recuperando nuestro pasado para conocer y mostrar nuestra grandeza, para conocer la primera ciudad de Miraflores.

Dra. Isabel Flores

Directora del Proyecto Arqueológico Huaca Pucllana

logomuseo

http://huacapucllanamiraflores.pe/

Anuncios
comentarios
  1. Vìctor Colàn Ormeño dice:

    Felicito a la Dra. Isabel Flores, Directora del Proyecto Arqueològico Huaca Pucllana, por el extraordinario y ejemplar trabajo de restauraciòn que està realizando en la Huaca Pucllana. Este centro urbano es un testimonio de la brillante civilizaciòn que se desrrollò en la provincia de Lima, desde el año 3,000 a.C. y que convierten a la ciudad de Lima en la ciudad viva màn antigua del mundo. Y que hermoso que la Dra. tenga el mismo nombre de Santa Rosa de Lima: Isabel Flores, Patrona de Lima, del Perù, Amèrica y Filipinas.
    Vìctor Colàn Ormeño.
    Historiador.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s