La Fortuna de un Loco

Publicado: junio 26, 2014 en mis experiencias

Adolf-Hitler

Hitler amasó una inmensa fortuna que escondió en cuentas secretas y de la que no pagó impuestos .

Cuando Adolf Hitler accedió al poder en 1933 no sólo tenía diseñada toda una estructura de cómo debía ser la Alemania que él lideraría hacia el ansiado Tercer Reich, sino que también había proyectado a la perfección cómo sacar el máximo provecho económico a su imagen e ideal político.

El documental ‘The Hunt For Hitler’s Missing Millions’ (A la caza de los millones desaparecidos de Hitler), producido por el canal de televisión británico Channel 5, ha puesto al descubierto las cuentas del todopoderoso Führer y la descomunal fortuna que llegó a amasar.

Y no sólo se dedicó a ganar dinero a mansalva, sino que también se ocupó de desviarlo hacia cuentas bancarias secretas, además de negarse a pagar impuestos, ya que se consideraba que estaba muy por encima de la obligación de tributar con el fisco.

Varias eran las fuentes de ingresos que le reportaban pingües beneficios, siendo una de las más rentables la regalía que le generaban los derechos de autor del libro ‘Mein Kampf’ (Mi lucha).

Desde la cancillería lo convirtió en un libro de obligada lectura, ideando un plan por el que varios estamentos gubernamentales y los ayuntamientos alemanes adquirieron cientos de miles de ejemplares para ser regalados a cada pareja tras contraer matrimonio y a todos los estudiantes que se graduaban. Solo por este concepto, Hitler recibía de los organismos correspondientes importantes sumas de dinero como pago de los royalties por cada libro impreso.
Hitler cobraba un canon en concepto de derechos de imagen por cada sello en el que aparecía y se vendía (Wikimedia commons)

Sello-Adolf-Hitler

Hitler cobraba un canon en concepto de derechos de imagen por cada sello en el que aparecía y se vendía (Wikimedia …
Los sellos de correos también se convirtieron en otro importante aporte económico a sus finanzas, tras ser gravados con un canon por utilizar su imagen, algo que le reportaba un beneficio cada vez que alguien enviaba una carta en Alemania.
Sus apariciones públicas en actos o las conferencias que ofrecía ante un nutrido número de espectadores también los cobraba en concepto de derechos de imagen.

El Führer se había convertido en una máquina de generar dinero y así quiso aprovecharlo, tanto el propio Hitler como unos pocos de sus más allegados colaboradores, quienes le ayudaban a desviar el dinero y moverlo de una cuenta a otra sin poder ser detectado. Todo un milimétrico plan en el que se había pensado hasta en el más mínimo detalle.

Durante los años del Tercer Reich de sobras fueron conocidos numerosos casos en los que se descubrió el envío de grandes cantidades de dinero hacia varios países de Sudamérica con el propósito de financiar los diferentes grupos nazis que iban surgiendo fuera de las fronteras germanas. Argentina fue uno de esos destinos y así se daba a conocer en un artículo publicado en el periódico Examiner el 18 de agosto de 1941 (como muestra la imagen adjunta a la derecha).

Pero el desvío de dinero hacia otros países para sufragar a los nazis internacionales nada tenía que ver con la fortuna secreta de Hitler, la cual se calcula que ascendía a más de mil millones de reichsmarks, la moneda oficial de Alemania en aquel tiempo, y que al cambio actual superaría los 4,5 mil millones de euros.

Parte de la información referente a las finanzas secretas de Hitler la ha facilitado al documental de Channel 5 Herman Rothman, un judío alemán que trabajó para la inteligencia británica durante la Segunda Guerra Mundial.

Rothman huyó de Alemania rumbo al Reino Unido en 1939 a la edad de 14 años, allí se unió voluntariamente al ejército británico, siendo uno de los encargados en interrogar a un buen puñado de presos nazis tras finalizar la IIGM.

En el documental ‘The Hunt For Hitler’s Missing Millions ‘ explica cómo en 1945 interceptaron a un hombre vestido de paisano que salió corriendo del bunker en el que se habían quitado la vida Adolf Hitler y Eva Braun. Se trataba de Heinz Lorenz, el secretario adjunto del dictador, quien portaba escondido en su traje un documento de siete páginas con el testamento y las últimas voluntades del Führer, donde se explicaba por qué los judíos habían sido los culpables y causantes del estallido de la guerra y también daba algunos detalles sobre la inmensa fortuna que amasó y escondió a lo largo de una década y media; un misterio que el programa de televisión trata de indagar y resolver cuál fue el paradero final de los millones desaparecidos de Hitler.

Fuentes de consulta: Yahoo! UK / Dailymail / Channel5

Anuncios
comentarios
  1. Johnb590 dice:

    Hello there! This post could not be written any better! Reading this post reminds me of my good old room mate! He always kept talking about this. I will forward this page to him. Fairly certain he will have a good read. Thank you for sharing! ecabddefedac

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s