EL DAVID DE DONATELLO

Publicado: enero 21, 2015 en mis experiencias, viajes
Etiquetas:

DAVID DE DONATELLO

Cuando en 1495 el infortunado Piero de Medici fue expulsado de Florencia por la recién restaurada República, la mayor parte de las posesiones que se encontraban en su palacio le fueron arrebatadas. Una de las piezas más valiosas era sin duda la estatua en bronce que Donato di Niccolò di Betto Bardi, más conocido como Donatello, había forjado décadas atrás para su abuelo Cosme de Medici, el fundador de la poderosa dinastía.

La escultura en cuestión, una representación de David venciendo a Goliat, fue colocada en el Palazzo de la Signoria, y no en la piazza principal de la ciudad, del mismo nombre. Este detalle, en apariencia banal, ha llevado a algunos historiadores a considerar que la obra maestra de Donatello tuvo un carácter controvertido en su época. Pero, ¿por qué razón?

Por desgracia, esta cuestión se ha convertido en todo un enigma para los historiadores del arte. En especial, porque no se conserva documentación alguna sobre el proceso de creación de la obra ni sobre la reacción de los habitantes de Florencia tras su finalización, en torno a 1446. De hecho, ni siquiera se sabe con certeza cuál era el mensaje exacto que Donatello quiso plasmar en la obra.

DAVID DE DONATELLO

Cuatro décadas antes, cuando Donatello era un joven escultor, ya había realizado una obra con el mismo personaje como protagonista, en aquella ocasión (1408), una estatua de mármol encargada por la catedral de Florencia para decorar la tribuna. Sin embargo, su obra de madurez presentaba una serie de novedades que no escaparon a la atención de sus contemporáneos.

En primer lugar, la escultura se realizó en bronce y no en mármol; por otra parte, la figura del rey bíblico –representado justo después de haber decapitado al temible Goliat–, tuvo el privilegio de ser la primera estatua del Renacimiento que no formaba parte de un marco arquitectónico.
Pero no fue aquella la única novedad, ni la menos llamativa: el David de Donatello estaba desnudo casi por completo, pues únicamente “vestía” un gran sombrero y unas botas. Al representar a su segundo David de tal guisa, Donatello dio forma al primer desnudo integral de bulto redondo que se creaba en Italia en mil años.

Es posible que esta novedad –la de la desnudez–, fuese motivo de polémica o escándalo entre sus contemporáneos. Entre otras cosas, porque nada en la historia bíblica justificaba el desnudo: según las Escrituras, el futuro rey de Israel se había quitado una armadura prestada, pero nada se dice sobre que quedara desnudo.

La ausencia de ropa podría explicarse por ser una alusión a un héroe de la Antigüedad, siempre representados desnudos en la estatuaria clásica, pero otros detalles resultan más difíciles de clarificar. Entre ellos destaca, sobre todo, la excesiva sensualidad del cuerpo del joven David, de rasgos delicados e incluso afeminados.

Esta circunstancia ha sido interpretada por algunos autores como una velada referencia de Donatello a su presunta homosexualidad, pero lo cierto es que se desconoce cuál era la tendencia sexual del artista. Además, en la época de creación de la obra, la sodomía era un crimen perseguido por las leyes seculares y eclesiásticas, y duramente castigado, por lo que parece muy arriesgado que el escultor hubiera incluido una referencia velada de este tipo.
Por otra parte, parece fuera de toda lógica que la República de Florencia quisiera apartar la estatua de Donatello de la visión pública a causa de su desnudez, pues precisamente fueron los responsables del Duomo de Santa María del Fiore quienes, en 1501, encargaron a Miguel Ángel Buonarroti su David,igualmente desnudo (aunque con rasgos muy masculinos, en su caso).

La explicación a la supuesta controversia podría estar, en opinión de algunos estudiosos, en un significado de tipo político. Ya a comienzos del siglo XV, la figura del rey David y el episodio de la muerte de Goliat se venía empleando como símbolo del poder de Florencia y su resistencia ante las ambiciones expansionistas de Milán.

De hecho, la primera escultura que Donatello realizó con David como protagonista, destinada para la catedral, acabó siendo trasladada al Palazzo Vecchio en 1416, y el escultor le añadió un pedestal con una inscripción en la que se leía: “Los dioses ayudan a aquellos que luchan con valentía por la patria, incluso frente a los enemigos más temibles”.

Lógicamente, el relato bíblico sobre David –un joven pastor sin experiencia militar que derrota al temible gigante Goliat con la única ayuda de su honda– servía a la perfección para los fines propagandísticos de Florencia. David representaba a la ciudad, y Goliat a la enemiga y poderosa Milán.

Al encargar una escultura que iba a decorar el patio de su palacio privado con este tema, posiblemente Cosme de Medici buscaba plasmar el mismo mensaje, pero con una pequeña aunque significativa modificación: Florencia (David) se imponía a Milán y demás enemigos (Goliat), pero gracias al poder y el mandato de la familia Medici.

Esta apropiación del símbolo de David para mayor gloria de la dinastía Medici podría haber sido demasiado controvertida en su tiempo –Cosme se había hecho con el poder sólo unos años antes, en 1434–, así que el escultor insertó algunos elementos que no dejaban clara la interpretación del tema representado: así, la obra también podría verse como una imagen de Hermes venciendo a Argos.

En opinión de algunos historiadores, eso explicaría la desnudez del David-Hermes, y también el hecho de que el casco de Goliat tenga unas alas que se pegan a la pierna del protagonista (las sandalias aladas eran uno de los atributos de Hermes). De este modo, Donatello habría evitado las suspicacias representando una escultura que podía leerse de dos formas distintas.

Según esta hipótesis, cuando a finales de siglo los Medici fueron expulsados de la ciudad y su palacio asaltado, los nuevos gobernantes de la República de Venecia requisaron la estatua que transmitía aquel mensaje velado aunque evidente, la “ocultaron” en el interior del Palazzo Vecchio y encargaron a Miguel Ángel un nuevo David que representara a la poderosa Florencia, en esta ocasión sin alusión alguna al papel de los recién expulsados Medici.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s