La capilla de Saint Hubert en el Castillo Real de Amboise, Francia – Tumba de Leonardo

Publicado: enero 31, 2016 en mis experiencias, viajes
Etiquetas:,

Capilla-de-San-Huberto-Amboise-Un grupo de científicos italianos ha solicitado permiso a las autoridades francesas para abrir la tumba de Leonardo da Vinci. Su intención es encontrar el cráneo del genio y poder hacer así una reconstrucción de su rostro. El objetivo, comparar dicha reconstrucción con el retrato de la Mona Lisa para comprobar si se trata en realidad de un autorretrato del propio pintor vestido de mujer.

¿Y por qué iba Leonardo a pintarse vestido de mujer? Dicen que porque era homosexual y le encantaban los misterios. Personalmente no me creo que descubrir eso sea la única intención de estos señores. Imagínense que después de obtener el craneo se lo quieren llevar a Italia y quedárselo. Podría pasar. Y a ver quien les dice a los italianos que no se lo pueden quedar.

tumba-de-leonardo-da-vinci

La teoría del autorretrato en la Mona Lisa es obra de Lillian Schwartz, una experta norteamericana en Leonardo que ya ha trabajado en comparaciones de sus autorretratos conocidos utilizando ordenadores. Ella está convencida de que la Mona Lisa no es sino Leonardo. Algo que la mayoría de sus colegas piensan que es una locura.

El caso es que Leonardo, que murió a la edad de 67 años, está enterrado en la capilla de Saint Hubert en el Castillo Real de Amboise, en Francia, a donde sus restos fueron trasladados en 1874 procedentes de una iglesia destruida durante la Revolución Francesa. En cualquier caso tampoco es seguro que esté allí, tal y como reza la inscripción de la tumba: “Aquí se cree que reposan los restos de Leonardo da Vinci”.

La Wikipedia dice lo siguiente al respecto:

Leonardo falleció el 2 de mayo de 1519, en la mansión o castillo de Clos Lucé (Francia). Francisco I se había convertido en un amigo muy cercano. Vasari recoge que el rey sostuvo la cabeza de Leonardo en sus brazos al tiempo que moría, aunque esta historia, amada por los franceses y representada por Ingres en una pintura romántica, parece más una leyenda que realidad. Vasari también dice que en sus últimos días, Leonardo pidió que un sacerdote recibiera su confesión y le diera la extremaunción.

De acuerdo a sus deseos, 60 mendigos siguieron su ataúd. Fue enterrado en la capilla de Saint-Hubert en el Castillo de Amboise. Cincuenta años más tarde, violada su tumba, sus despojos se dispersaron en los desórdenes de las luchas religiosas entre católicos y hugonotes.

En cualquier caso, ¿importa tanto saber quien es realmente la Mona Lisa? Sea Leonardo o no, eso no le quitará ni un ápice de belleza al retrato. Y si finalmente se demostrase que es él, cosa que creo dificil de demostrar, entonces es posible que se abra ante nosotros todo un mundo nuevo y excitante en la investigación de sus obras.

Los comentarios están cerrados.