Archivos de la categoría ‘viajes’

cueva del gato

Benaoján (Málaga), 7 dic (EFE).- Tras casi un año de intensas jornadas de exploración, miembros del Espeleoclub Pasos Largos han descubierto dos nuevas galerías en la conocida como Cueva del Gato de Benaoján (Málaga), lo que han calificado como el hallazgo “más importante en esta cavidad de los últimos 45 años”.

La importancia y singularidad de estas galerías, “en la que jamás antes había puesto el pie el ser humano”, reside en sus grandes dimensiones y en las inusuales formaciones que albergan en su interior, según explica el presidente del Espeleoclub Pasos Largos y coordinador de las exploraciones, Manuel Guerrero.

A la más grande de estas galerías, cuyo desarrollo supera los 150 metros, la han llamado Galería Invisible, debido a que aunque los espeleólogos intuían su existencia, no se veía desde ningún punto de la cueva y no pudieron corroborarla hasta entrar en ella.
“El primer espeleólogo que pisa una nueva galería tiene el honor de darle nombre”, indica Guerrero, de tal manera que la segunda de las que han descubierto, con un desarrollo de 135 metros, recibe el nombre de Galería del Tercio, “porque el que la descubrió es un antiguo legionario”, añade.

cartel cueva del gato

Estas galerías, colgadas a 45 metros de altura, se denominan galerías fósiles porque “durante muchísimos años por ellas circulaba el agua, pero la garganta de la cueva se fue haciendo más estrecha, el agua fue bajando y se quedaron ahí como olvidadas”, comenta el espeleólogo en una entrevista con Efe.

Para llegar a estas galerías los espeleólogos han pasado, durante casi un año, jornadas de hasta veinte horas escalando hasta lograr alcanzar el techo de la cueva, que presenta una altura de entre cuarenta y setenta metros, una dura tarea que, según las palabras de Guerrero, se complica aún más por la cantidad de material que deben llevar.

“Aquí ha estado menos gente que en la luna”, comenta orgulloso el espeleólogo, que añade que “la euforia que se siente al descubrir una galería nueva es indescriptible, porque el afán por descubrir sitios nuevos” es lo que les “mueve a explorar”.

La Cueva del Gato, por la que ya transitaban los viajeros románticos de la Serranía de Ronda allá por el siglo XIX, se ha convertido en una cavidad mítica para la espeleología, y “cualquier espeleólogo que se precie lo primero que hace es esta cueva”, asegura Guerrero.

 Fotografías cedidas por Manuel Guerrero, presidente del Espeleoclub Pasos Largos, grupo de espeleología que tras casi un año de intensas jornadas de exploración, han descubierto dos nuevas galerías en la conocida como Cueva del Gato de Benaoján (Málaga). EFE

Fotografía cedida por Manuel Guerrero, presidente del Espeleoclub Pasos Largos, grupo de espeleología que tras casi un año de intensas jornadas de exploración, han descubierto dos nuevas galerías en la conocida como Cueva del Gato de Benaoján (Málaga). EFE

Esto llevó al Espeleoclub Pasos Largos a iniciar una investigación sobre este sistema en 2007, ocho intensos años de exploración en los que han descubierto otras galerías, pero según el coordinador de las exploraciones, “ninguna tan importante” como las recientemente halladas, que superan a las anteriores en tamaño, volumen y longitud.

“Cuando empezamos a explorar el complejo, la Cueva del Gato tenía 7.800 metros de desarrollo y ahora supera los 10.500 y con vistas a que cada vez sea más grande”, indica este experto, que subraya que el objetivo de estas investigaciones es “poner en valor” este sistema espeleológico, denominado Hundidero-Gato.

A principios de este año el grupo de espeleólogos comenzó a explorar la parte alta de la cueva porque, según explica el presidente, su estructura les hacía pensar que podía haber galerías colgadas en el techo, y diez meses después las han hallado. “Era una intuición, pero hemos acertado”, añade.

Estas investigaciones, en las que también han participado clubes de espeleología de Ubrique (Cádiz) y Jaén, aún no han concluido, pues tras analizar las singulares e inusuales formaciones que albergan las nuevas galerías, ahora deben determinar qué tipo de fauna habita en ella.
Estos espeleólogos han abierto camino para que otros aventureros se adentren en lo más profundo de la “cueva más importante y mítica de Andalucía”, aunque sus extremas condiciones, con un cien por cien de humedad y una temperatura constante de 11 grados, hacen que sólo unos pocos tengan el privilegio de contemplar su interior.

Anuncios

MUSEO DEL ORO DE BOGOTA

Publicado: diciembre 2, 2015 en mis experiencias, viajes
Etiquetas:

museo del oro.

Las aproximadamente 8.000 piezas que están expuestas en el Museo del Oro de Bogotá son tan solo una mínima parte del patrimonio que alberga Colombia en las bodegas de este recinto con tesoros que nunca han visto la luz y entre los que destacan momias muiscas conservadas a la perfección.

“Lo interesante de los depósitos es que uno abre un gaveta y cada día se encuentra algo distinto. Aquí es muy difícil conocer toda la colección”, reconoce a Efe el arqueólogo Juan Pablo Quintero, que trabaja para el Museo desde hace casi seis años.

La colección completa del Museo del Oro, propiedad del Banco de la República de Colombia (emisor) y que además de la de Bogotá tiene seis delegaciones en otras ciudades del país, consta de un total de 54.000 piezas entre líticos (piedras), orfebrería, cerámica, madera y textiles.

De esa cifra, un alto porcentaje se encuentra guardado en dos bodegas, denominadas bóvedas, la de cerámica y la de orfebrería, ubicadas en las entrañas de la sede central del Museo de la capital colombiana y cuyo acceso está sometido a estrictas medidas de seguridad.

Quien tiene la oportunidad de entrar siente que está en una película de James Bond entre tanta puerta, de esas que para abrir la siguiente hay que cerrar la anterior y mirar fijamente a la cámara de vigilancia para que el área de seguridad dé el visto bueno y puedas acceder a la próxima sala.

En la de cerámica, creada en 2004, hay unos 15.000 objetos -todos aquellos que no son de orfebrería- estrictamente organizados por el tipo de material y el orden de llegada, y distribuidos en armarios, que se mueven por raíles y que están clasificados geográficamente.

En uno de los costados de esta sala se encuentran en el interior de una especie de sarcófagos de polietileno, hechos a medida y hasta con respiradero, varias momias muiscas, de las cuales la mayoría nunca han sido expuestas al público.

“Esta tiene el cerebro ahí, que se alcanza a ver porque les hicimos unos ‘TAC’ (tomografías) hace poco”, señala Quintero al hablar de la niña de trece años momificada en posición fetal y que vino acompañada con una copa de cerámica y 40 tunjos (figuras antropomorfas) de cobre.

La antropóloga Ana María González, también empleada del Museo, explica a Efe que la momificación de los muiscas era “muy distinta” de las de los egipcios, pues esta cultura prehispánica lo hacía con todos los órganos internos del difunto y luego “realmente era secarlos al fuego, como una uva pasa, envueltos en cuero y textiles”.

“Aquí deberíamos estar todos con tapabocas, para evitar la maldición”, bromea Quintero.

El buen estado de salud en el que se presenta esta joven momia, que llegó al Museo en los años 80, hace sospechar al arqueólogo que quizá pudo ser un sacrificio humano, pues aún se observa su pelo negro intacto, así como los dedos de las minúsculas y entrelazadas manos.

Al lado, hay otro envase con un cráneo deformado intencionadamente en vida, cuya cavidad ocular la ocupan trozos de conchas y su rostro está velado por una capa de brea.

A pesar de que nadie puede quedarse solo en los depósitos, con frecuencia vienen los “mamos” o líderes espirituales de comunidades indígenas para llevar a cabo bailes, ofrendas y rituales, denominados “limpias”, en las salas de las exposiciones abiertas al público y las bodegas, pues las colecciones “también son de ellos”, según explica González.

Por otro lado, en la bóveda de orfebrería, cuyo acceso es todavía más restringido, hay “como mínimo unas 25.000 piezas de oro” y de diferentes aleaciones, asegura Quintero, muchas de las cuales no han sido expuestas desde que el Museo empezó a funcionar, en el año 1939.

Los encargados de este enorme tesoro cifrado en un mar de claves y cerraduras dieron su autorización para sacar de la bóveda tres cajones que contenían pectorales de oro de la cultura Calima correspondientes al periodo Yotoco (200 a.C.-900 d.C.) y unos 50 cascabeles con distintas representaciones, típicos de los Tayrona (900 d.C-1600 d.C.).

La información que existe sobre la colección “es poca”, afirma González, por lo que invitan a todos los investigadores de las disciplinas relacionadas a venir al Museo y aportar su granito de arena con el propósito de esclarecer los misterios que aún se encierran en el interior de sus cajones.

“Aquí hay para investigar durante cientos de años”, apostilla Quintero.

SALAS DE EXPOSICIÓN

Bienvenido al Banco de la República y a su Museo del Oro en Bogotá. Las exposiciones se renovaron totalmente en 2008, en un edificio ampliado y de magnífica arquitectura. La exposición permanente del Museo del Oro lo invita a conocer la historia del oro y otros metales entre las sociedades prehispánicas del actual territorio de Colombia. Está organizada en cuatro salas de exposición y una sala de exploración que usted puede visitar en el orden de su preferencia:

PRIMER PISO

La gente y el oro en la Colombia prehispánica da a conocer el uso y contexto de los metales dentro de la organización política y religiosa.

La colección del Museo del Oro, iniciada en 1939 por el Banco de la República, nos acerca a la vida social y cultural de los grupos humanos que vivieron en Colombia desde hace 2.500 años hasta la conquista europea. ¿Quiénes eran estas personas?, ¿cómo vivieron?, ¿cuáles eran sus creencias y tradiciones?, ¿cómo se relacionaban con el medio ambiente?

La sala La gente y el oro en la Colombia prehispánica propone un recorrido de sur a norte por nuestro país para conocer los climas, los ambientes y las antiguas sociedades y culturas que vivieron sobre la cadena montañosa de los Andes y los litorales del Pacífico y del Caribe, las regiones donde antiguamente se trabajaron los metales.

SEGUNDO PISO

 El trabajo de los metales describe las técnicas de minería y manufactura de la metalurgia antigua.

Fotografía de Enrique Guzmán García, Museo del Oro – Banco de la República.

En la sala El trabajo de los metales se descubren los procesos de minería, beneficio y trabajo del metal que están detrás de todos y cada uno de los objetos de metal del Museo del Oro.

El orfebre, pero también el minero, transformaron los materiales que les brindaba la naturaleza para crear estas obras de arte intemporal que los hacen dignos de admiración. También entre sus antiguas comunidades fueron considerados sabios y, en ocasiones, chamanes.

TERCER PISO

 Cosmología y simbolismo explora los temas míticos, el chamanismo y la simbología de los metales.

Las cosmologías ubicaban la sociedad y su entorno en el universo. Todas las cosas adquirían un lugar y un sentido, y se entrelazaban en un profundo simbolismo. Los mitos contaban que al inicio de los tiempos, los creadores dieron a la gente lo necesario para la vida.

La sala Cosmología y simbolismo atesora varios de los objetos maestros de las colecciones del Museo del Oro del Banco de la República —por cierto, en el interior de una bóveda de seguridad. Pero el valor que se guarda aquí es el del pensamiento indígena que le dio un sentido y una razón de ser a estos magníficos objetos.

 La ofrenda sumerge al visitante en el mundo de las ceremonias de ofrenda.

3.260 objetos y una esmeralda rodean al visitante, en una experiencia inolvidable

Los objetos de orfebrería prehispánica no fueron simples adornos, sino los símbolos de la religión de los indígenas prehispánicos, el chamanismo.

Entrando a la última Sala de la exhibición del Museo del Oro, en el tercer piso, un ambiente de penumbra donde seis vitrinas cilíndricas conectan cielo y tierra alude al vuelo chamánico y al sentido religioso del arte indígena de la orfebrería. La Balsa Muisca, el objeto que simboliza el mito y la ceremonia del Dorado, introduce el tema de la ofrenda que realizaba el cacique o el chamán para promover o restaurar el equilibrio del mundo.

CUARTO PISO

 El Exploratorio promueve la interactividad y la reflexión alrededor de la diversidad y el significado del patrimonio que preserva el Museo.

Fotografía de Enrique Guzmán García, Museo del Oro – Banco de la República.

El Museo del Oro ofrece para todo el público una sala totalmente nueva tanto en su contenido como en su concepto, llamada el Exploratorio. Ubicado en el cuarto piso, este es un espacio que promueve que cada visitante interactúe con las exposiciones, y para ello propone elementos sorprendentes como videos proyectados al piso, imágenes sobre las que se camina o las maquetas que representan distintos aspectos de la vida cotidiana de los muiscas.

En el Exploratorio no se dan respuestas: se motiva a que cada uno se haga preguntas y así vincule el Museo con su propia experiencia. Con atractivos temas sobre la arqueología, los canales del Zenú y el mapa de Colombia poblado de diversidad, se fomenta la reflexión sobre la memoria, el patrimonio, la identidad, la diversidad y la convivencia.

El Exploratorio cuenta además con una terraza y con una sala de Talleres muy bien equipada donde se programan actividades.

ofrenda01

Horarios

Usted puede ingresar al Museo del Oro de Bogotá en los siguientes horarios:

Martes a sábado 09:00 a.m. a 06:00 p.m. (Última salida a las 7:00 p.m.)
Domingos y festivos 10:00 a.m. a 04:00 p.m. (Última salida a las 5:00 p.m.)

sta ceciliaSanta Cecilia bendita, dile a Dios que también nosotros prefiramos
mil muertes antes que ser infieles a nuestra santa religión.

Santa CeciliaPor más de mil años Santa Cecilia ha sido muy venerada en la Iglesia Católica.

Una tradición muy antigua dice que pertenecía a una de las principales familias de Roma, que acostumbraba vestir una túnica de tela muy áspera y que había consagrado a Dios su virginidad.

Sus padres la comprometieron en matrimonio con un joven llamado Valeriano, pero Cecilia le dijo a éste que ella había hecho voto de virginidad y que si él quería ver al ángel de Dios debía hacerse cristiano. Valeriano se hizo instruir por el Papa Urbano y fue bautizado. Luego entre Cecilia y Valeriano convencieron a Tiburcio, el hermano de éste, y lograron que también se hiciera cristiano.

sta ceciliastacecilia

Las historias antiguas dicen que Cecilia veía a su ángel de la guarda. El alcalde de Roma, Almaquio, había prohibido sepultar los cadáveres de los cristianos. Pero Valeriano y Tiburcio se dedicaron a sepultar todos los cadáveres de cristianos que encontraban. Por eso fueron arrestados. Llevados ante el alcalde, éste les pidió que declararan que adoraban a Júpiter. Ellos le dijeron que únicamente adoraban al verdadero Dios del cielo y a su Hijo Jesucristo. Entonces fueron ferozmente azotados y luego les dieron muerte. Los dos santos mártires animaban a los demás cristianos de Roma a sufrir con gusto todos los horrores, con tal de no ser infieles a la santa religión.

En seguida la policía arrestó a Cecilia y le exigió que renunciara a la religión de Cristo. Ella declaró que prefería la muerte antes que renegar de la verdadera religión. Entonces fue llevada junto a un horno caliente para tratar de sofocarle con los terribles gases que salían de allí, pero en vez de asfixiarse ella cantaba gozosa (quizás por eso la han nombrado patrona de los músicos). Visto que con este martirio no podían acabar con ella, el cruel Almaquio mandó que le cortaran la cabeza. La santa, antes de morir le pidió al Papa Urbano que convirtiera su hermosa casa en un templo para orar, y así lo hicieron después de su martirio. Antes de morir, había repartido todos sus bienes entre los pobres.

En 1599 permitieron al escultor Maderna ver el cuerpo incorrupto de la santa y él fabricó una estatua en mármol de ella, muy hermosa, la cual se conserva en la iglesia de Santa Cecilia en Roma. Está acostada de lado y parece que habla.

En Roma había ya en el año 545 un templo dedicado a esta gran Santa.

iglesia1

Presa Malpaso, Chiapas.- La vista es espléndida. La parte superior de lo que fue la iglesia colonial del pueblo Quechula, sumergida en el fondo por la creación de la presa Malpaso, es una maravilla. Remueve la conciencia de los pobladores que acudieron a las ceremonias religiosas hace más de tres décadas.

Hoy, esta arquitectura “resurge” de las aguas mansas de la presa Malpaso y la región se convierte en una zona obligada para visitar por turistas y la propia población de pueblos aledaños.

La Comisión Nacional de Agua (Conagua) dio a conocer que debido a que las lluvias serán por debajo de lo normal para los meses de agosto (lo que resta), septiembre y octubre, con disminución de entre el 20 y el 50 por ciento, inició desde hace un mes la extracción de agua de los embalses.

Este manejo de desfogue ha ocasionado que las aguas del Grijalva vayan disminuyendo considerablemente, sólo en el antiguo pueblo de Quechula, que está bajo las aguas de la presa Malpaso.

Adalberto Reyes Paz, lanchero y ganadero, durante los más de 10 años que ha vivido en la comunidad de Monte Alegre, municipio de Tecpatán, dijo que los habitantes de su pueblo /como del Nuevo Quechula y alrededores) comprenden que cada año -a su manera lo explica- “el agua tiene que bajar de las represas, por el nivel de las cortinas que tienen que disminuir, porque si nadie baja las represas, entonces hay el problema que se rebalsa y se vuelve incontrolable”.

Refirió que para que la iglesia del viejo Quechula se pueda ver un poco menos de la mitad, como lo está ahora, cuando mucho tienen que bajar casi 25 metros del nivel del agua.

iglesia

Ello se puede apreciar en las montañas que rodean la presa, el agua ha dejado su marca de cómo estaba en meses anteriores.

Reyes Paz recordó que fue hace cinco años cuando pudo verse por completo la iglesia de Quechula, con la construcción del Puente Chiapas, que cruza la presa Nezahualcóyotl o mejor conocida como Malpaso.

Comentó que la gente de los poblados cercanos y los de Quechula llegan a ver la iglesia cuando las aguas bajan.

La primera vez que la vieron, después de su desaparición, los pobladores celebraron ahí una misa para recordar que un día ahí estuvo el antiguo pueblo de Quechula.

Durante el recorrido que efectuó El Heraldo de Chiapas, en la Atlántida Chiapaneca, se pudo observar que algunos lugareños acuden a visitar la iglesia, a posarse sobre ella como se posan las aves, a vigilar que su tesoro más preciado aún siga ahí.

Copia de la Tumba del Señor de Pakal en el Museo de Palenque

Copia de la Tumba del Señor de Pakal en el Museo de Palenque

Investigadores del Centro de Estudios Mayas (CEM), del Instituto de Investigaciones Filológicas (IIF) de la UNAM, descifraron el glifo maya T514, que significa yej: “filo”, una escritura inminente que se presenta en numerosas inscripciones que relatan eventos bélicos como capturas de prisioneros, entradas militares a ciudades y otros sucesos marciales del periodo Clásico Maya.

Durante la presentación, el investigador Guillermo Bernal Romero explicó que dicho glifo fue hallado en un texto hace 63 años en la parte superior del Templo de las Inscripciones en la zona Arqueológica de Palenque, en Chiapas, recinto en cuyas criptas se encuentra la lápida del sarcófago del rey de Palenque, K’inich Janaab’ Pakal.

De acuerdo con Bernal Romero, el logograma se encuentra presente en más de 50 inscripciones mayas que, hasta el descubrimiento, se mantenían sin un significado preciso.

Aclaró que tras revelar el significado de dicho glifo, situado como ya se mencionó en un texto en la parte superior de uno de los tableros del Templo de las Inscripciones, la tumba del Pakal ahora se lee como: “La Casa de las Nueve Lanzas Afiladas”.

Estela de K’inich Janaab’ Pakal en el Museo de Sitio de Palenque

Estela de K’inich Janaab’ Pakal en el Museo de Sitio de Palenque

Recordó que la tecnología en aquella época impidió descifrar la mayoría de sus jeroglíficos, uno de ellos, el T514 situado en la tumba del gobernante y aclaró que tras este descubrimiento por fin se lee completa la frase antes mencionada.

De manera eventual, el glifo, es parte integrante de nombres de recintos funerarios incluyendo como la tumba de Pakal y otros edificios relacionados con la guerra, así como de títulos guerreros, entre otros contextos, se trata de una clave para comprender el sentido preciso de esos registros.

Antes del logro epigráfico de Bernal, el T514 no tenía lectura, era un glifo con una clave en el catálogo del mayista inglés Eric Thompson. El investigado, refirió que los especialistas no lo habían podido interpretar, pero conocían su importancia y su relación con textos bélicos.

Comprender el significado del T514, yej: “filo”, dijo, fue resultado de una búsqueda sistemática bajo otras líneas de investigación.

Sin embargo, detalló que al estudiar diversos aspectos del jaguar, animal sagrado para los mayas, Bernal Romero revisó varios cráneos; al ver el molar superior, llamado diente carnicero, tuvo impresión de que su forma la había visto en alguna parte: en un glifo.

La forma básica del misterioso holograma refleja la temible pieza dental, que para los mayas fue un referente adecuado para expresar la palabra yej: “filo”; al unir los glifos yej y te, “lanza” formaron la expresión yej te, “lanza afilada”.

La Casa de las Nueve Lanzas Afiladas, B´olon Yej Te´Naah, es un nombre relacionado con los nueve guerreros que fueron representados en los muros de la cámara mortuoria de Pakal.

“La tumba de Pakal tiene múltiples significados, pero la que está relacionada, son los nueve guerreros que están representados en la tumba de la cámara funeraria, esos nueve guerreros, representan a las lanzas afiladas”, dijo.

El desciframiento del glifo yej tiene más implicaciones que permiten asimilar textos que eran incomprensibles o que no se entendían bien, tales como guerras, nombres de casa, de dioses o de patronos de la guerra, provenientes no sólo de Palenque, sino también de Toniná, Piedras Negras, Dos Pilas, Yaxchilán y Dzibanché, entre otros sitios.

Vista aérea reconstructiva del túmulo

Una antigua tumba colectiva recientemente encontrada en el norte de Grecia sería probablemente un monumento en homenaje Hefestión, compañero cercano y hombre de confianza de Alejandro Magno, dijeron este miércoles los expertos que trabajan en el mismo.

“Suponemos que se trata de un ‘heroon’ funerario (santuario a un héroe de culto) dedicado a Hefestión”, dijo a la prensa la aqueóloga responsable del yacimiento, Katerina Peristeri.
Añadiendo, no obstante, “no sabemos aún si él mismo fue enterrado en el interior de éste”.

Éste de Anfípolis, a unos 60 kilómetros de Serres (norte de Grecia), es el más grande santuario descubierto hasta ahora en el país.

hefestion
Fue excavado en 2012, y en el verano (boreal) pasado se empezó a especular con que habría sido construido por alguien cercano a Alejandro Magno. Pero una búsqueda en todas las habitaciones de la tumba colectiva no ha arrojado hasta ahora respuestas.

Mosaico en el suelo de la antesala de la tumba

Juegos funerarios en Amfípolis, la enorme tumba con dimensiones de montaña que ha sido excavada durante los dos últimos años con gran expectación mediática, en mitad (y a pesar) de la crisis económica griega. El enorme túmulo descubierto cerca de Serres, en el norte e Grecia, y que las autoridades consideran fundametal para subrayar la helenidad de Macedonia, fue construido seguramente siguiendo las órdenes del propio Alejandro, como homenaje a su íntimo compañero de armas (era uno de los dos hiparcos), Hefestión. La muerte del íntimo amigo causó una enorme tristeza en el joven emperador.

«Asumimos ya que se trata de un heroon, un túmulo honorífico al los héroes, dedicado en este caso a Hefestión», ha declarado la arqueóloga responsable de las excavaciones, Katerina Peristeri, quien añadió a la prensa: «No sabemos si está enterrado aquí».

Cabeza de una de las esfinges que guardaba la entrada

Según cuenta el historiador Plutarco, cuando Hefestión murió súbitamente en Ecbatana (actual Irán) «Alejandro pidió a (su arquitecto) Deinócrates que erigiera santuarios por todos sus dominios» Peristeri añadió a los periodistas. Esta tumba de Amfípolis es la más grande descubierta en toda Grecia hasta la fecha.

Se excavó en 2012 y los arqueólogos accedieron al interior el pasado verano, entre especulaciones sobre quién sería el destinatario de una obra de tan grandes dimensiones, sin duda alguien relacionado con la familia real en tiempos de Alejandro: se pensó en Olimpia, su madre, o en su mujer Roxana. Incluso en alguno de sus lugartenientes, pero hasta ahora no había salido el nombre de Hefestión.

Cabeza de una cariátides halladas en el interior

Sin embargo no se ha terminado de hallar una respuesta definitiva en el análisis de las ruinas. En la cámara funeraria se encontraron huesos que pertenecían a una mujer madura (lo que animó la teoría de que estaba enterrada la madre de Alejandro) mezclados con los restos de dos hombres, un bebé y algunos animales, entre ellos un caballo.

Lo que Peristeri ha desvelado es que se han encontrado tres inscripciones con la palabra «parelavon» (recibido) junto al monograma de Hefestión. Pero estos hallazgos de Peristeri están siendo debatidos por otros especialistas, que opinan que la tumba es de tiempo de los romanos y no de los macedonios.

Garra de la esfinge que guarda la puerta de la tumba

Peristeri ha insistido en que la datación del complejo es el último cuarto del siglo IV a.C. (entre los años 325 y 300) y que fue utilizado hasta los tiempos de los romanos.

30rslkn

La tumba mide 500 metros de circunferencia y se encuentra excavada en una colina de 30 metros de alto. En su puerta dos esfinges guardaban la entrada, y dentro se hallaron hermosas cariátides y mosaicos y monedas de la época de Alejandro Magno. Además, Amfípolis fue una ciudad importante durante su imperio, que llegó desde Egipto a la India. Alejandro moriría a los 32 años en Babilonia y se supone que Ptolomeo llevó su cadáver por el desierto hasta Alejandría, ciudad egipcia donde pudo ser enterrado pero donde se ha perdido la pista. El lugar donde está la tumba de Alejandro es uno de los más grandes misterios de la arqueología.

mezquitaMazar-i-Sharif, ubicada en la provincia de Balkh, en el norte-oeste del país,. Mazar es uno de los lugares más interesantes en Afganistán. Es el “centro de negocios” del país, con una cultura comercial vibrante, y el hogar de la famosa Mezquita Azul.

La Mezquita Azul, Mazar-e-Sharif

Esta preciosidad de monumento Oriental es la Mezquita azul de Mazar i Sharif que significa Noble Sepulcro y se encuentra en la provincia de Balh.

Mazar es la capital de la provincia de Balh, y es a su vez la tercera ciudad más grande de Afganistán.

sigue en pie a pesar de los más de 19 años de guerra, haciendo de ella una de los más bellos monumentos y considerada como joya patrimonial del Afganistán.

La otra es la lengua oficial, el Dari.

Darí es el nombre que los Afganos dan a la lengua persa que ha ido evolucionando independientemente del persa. El Dari y el pashto son las 2 lenguas oficiales de Afganistán. Lo hablan el 60% de la población.

En esta ciudad de notable atracción turística destacan sus lugares de interés arqueológico Helenístico y Musulmán.

Podemos contemplar una gran explanada donde la población afgana celebra el año nuevo (nuestra noche vieja). Y lo hacen con un acto llamado Jenda bala y cuya traducción exacta es Izar Banderas.

disco

Muchos son los historiadores e incluso gente autóctona que creen que allí reside la tumba de Ali Ibn Abi Talib, el hijo por ley y primo del profeta Mahoma. De hecho es conocida por la Mezquita Azul o tumba de Ali.

La Mezquita, contemplar la gama de colores, los miles de azulejos que la engalanan y esperar a que se ponga el sol en su fachada.