Archivos de la categoría ‘mis experiencias’

Cromolitografía. La escena muestra a la novata Lucrezia Buti y al pintor Filippo Lippi que se enamoraron, pero la monja está dividida entre su corazón y su deber con Dios. La imagen contiene varias sugerencias simbólicas. Desde la muñeca de Buti, se pueden ver dos encantos: un cráneo humano y un crucifijo. La capa de Lippi se ha movido ligeramente para revelar una daga.
Aquí vemos el desarrollo del romance entre el artista Filippo Lippi y Lucrezia Buti. Buti era una monja en el monasterio de Santa Margherita en Prato, donde, en 1456, Lippi se encargaría de completar una pintura para el altar mayor. Después de haberla usado como modelo para su Madonna, se dice que se enamoraron y él se la robó, llevándola a su casa en Florencia, donde permanecieron y continuarían teniendo dos hijos. En la escena con Lippi de rodillas se puede ver a la derecha su famosa pintura de la Madonna que actualmente se encuentra en la colección de la galería de los Uffizi. Se cree que Buti es el modelo para este trabajo junto con varios otros del artista.

Gabriele Castagnola (14 de noviembre de 1828 – 30 de agosto de 1883) fue una artista italiana nacida en Génova y activa en Florencia . Trabajó en pintura al óleo y cromolitografía en un estilo académico. Este estilo de pintura y escultura deriva de las Academias donde la mayoría de los artistas recibió su formación formal, y se caracteriza por su alto acabado, uso de temas mitológicos o históricos , y tono moralista. Las pinturas de Castagnola a menudo son algo sentimentales y a menudo se centran en temas de amor y romance.

La Sposa de Ralph Brown

Publicado: mayo 11, 2020 en mis experiencias

Las fotografías de todo el trabajo de Brown se pueden ver en el libro “Social, Savage, Sensual. La escultura de Ralph Brown;publicada en 2009 para conmemorar su 80 cumpleaños.
Estudió en las escuelas de arte de Leeds y Hammersmith y en el Royal College of Art.
Fue tutor de tiempo parcial en la Escuela de Escultura RCA desde 1958 durante muchos años. Expuso por primera vez en Londres en 1953 y mostró un amplio trabajo desde entonces, con exposiciones individuales y colectivas en el Reino Unido, Europa continental y los Estados Unidos. Las esculturas de Ralph Brown se encuentran en colecciones públicas en muchos países y en colecciones privadas de todo el mundo. Fue elegido miembro de la Royal Academy of Arts en 1968 y se convirtió en Royal Academician en 1972.


Manuel Trujillo


Manuel Trujillo: Del paradero de Hitler se ha dicho de todo, hasta que fue transportado en una flota de platillos volantes nazis a un lugar perdido de la galaxia. Otras teorías apuntan a otro posible paradero, la Antártida. Pero el destino más señalado ha sido sudamérica. Argentina por su cercanía al régimen fascista en aquella época, fue refugio de muchos de los nazis que lograron escapar de Alemania. Para el periodista argentino Abel Basti, ese fue el verdadero destino del dictador germano. Antes, el Führer pasaría un tiempo en España después de salir de Austria el 26 abril de 1945 en un avión, 4 días antes de la fecha en la que oficialmente se suicidó junto a su compañera, Eva Braun.

Según el escritor argentino, Hitler estuvo en todo momento protegido por los anglo-norteamericanos ya que fue una pieza clave en la lucha contra los soviéticos durante la posguerra, por los mismos que convirtieron a un humilde pintor en el dictador más terrible de la Historia. Este acuerdo entre nazis y aliados, también favorecería el traslado de tecnología, divisas, documentos y personas. Hitler a cambio de tener la garantía de poder salvar su vida, entregó un tren cargado de oro robado que los alemanes dejaron abandonado en Hungría.

Días antes de esta huída, como si se tratara de una película, el canciller alemán era sustituido en el bunker de Berlín, por uno de sus dobles que sería el que encontrarían los soviéticos medio incinerado, asegura Basti, según recoge cienciamisterio.wordpress.com y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

En otros de los documentos en posesión de este periodista argentino, un informe del servicio británico, queda cerrada esta rocambolesca historia con un grupo de submarinos que tras salir de España y después de hacer escala en las Islas Canarias, se dirige hacia el sur de Argentina, lugar en el que supuestamente moriría Hitler.

A pesar de los documentos que dice aportar Basti de incluso testigos que conocieron a Hitler en el exilio, cuesta mucho creer esta historia. Por un lado tenemos la difícil huida con Berlín rodeada por el ejército de la URSS. Por otro lado, los ganadores no se mostraron nada benevolentes con los vencidos, por qué lo iban a hacer con Hitler, sabiendo el peligro que podría suponer dejarlo vivo. Tampoco resulta fácil tragar que durante décadas Hitler campara a sus anchas por Argentina, sin ser descubierto, cuando otros nazis mucho más desconocidos que él, han sido identificados en sudamérica.

En lo que toca a Canarias, es cierto que los nazis pasaron por estas tierras. La presencia más notoria fue la de sus submarinos. Estas historias se han podido mitificar. Todavía recuerdo que de niño escuchaba como algunos chiquillos relataban fantásticos hallazgos de indumentaria nazi por la zona de los búnkeres de la Loma y en otros lugares de Guanarteme.

Precisamente, en un magnífico artículo de La Provincia (23-5-10) se habla de una red de túneles enorme situada cerca de la desembocadura del Barranco de Tamaraceite (lugar cercano a la zona de la que hablo) dentro del cuartel Manuel Lois. Un gran proyecto defensivo de 8000 metros cuadrados de túneles que incluía una central eléctrica, un almacén de torpedos, dos polvorines simples, un almacén de artificios y un almacén de minas. Los pasillos de hormigón son tan anchos como para permitir la circulación de camiones. Enormes salas (12 metros de ancho, 48 metros de largo y 10 metros de altura) permitían almacenar mercancía y proyectiles como torpedos. El conjunto defensivo fue hecho tras la Guerra Civil y tuvo un coste enorme para una época marcada por la carestía del régimen franquista (30 millones de pesetas en aquella época, unos 2000 millones de euros actuales). La imaginación popular ha querido ver una conexión de estos túneles con el mar y quizás su posible uso como base de la flota de submarinos nazis a su paso por las Canarias tras sus largos recorridos por el Atlántico. Pero no hay documentos que relacionen estas instalaciones y el Tercer Reich, nada que pruebe la presencia de ingenieros nazis en la zona.

Situación del Cuartel Manuel Lois, lugar donde se había oradado la tierra para construir los túneles. Más hacia la derecha, podemos ver la zona donde se localiza el búnker de la Loma. Bajo las montañas de Guanarteme, en el cauce del Barranco de Tamaraceite, se horadó una red de túneles que ocuparon una extensión de más de 7000 kilómetros cuadrados. Los túneles no conectan con el mar ni llegan a la base naval. En el interior de esta base subterránea había una central eléctrica, un almacén de torpedos, dos polvorines, almacén de minas y otro de artificio. Las galerías eran hormigonadas permitiendo en algunos tramos la circulación de camiones capaces de transportar munición y mercancía hasta los muelles. Enormes salas de 12 metros de ancho por 48 de largo y 10 de altura servían como destino final de la carga. Unas grúas permitían la colocación de los proyectiles. Fuertes puertas acorazadas que cerraron el recinto se mantuvieron en buen estado durante más de 6 décadas. Imagen sacada de Canarias.

Canarias, especialmente la isla de Gran Canaria, fue una zona estratégica para los nazis. Prueba de ello, es el siguiente documento perteneciente a la revista Life y extraído de la revista Muy Interesante (Muy, abril 11). Life publicaba el 2 de marzo de 1942, en el mejor momento del Eje, con los Alemanes dominando Europa y los Japoneses victoriosos en Pearl Harbor, los futuros planes de invasión de EE.UU. Tres fueron los escenarios imaginados. Sorprende ver, en el mapa 1, a las Islas Canarias como el centro de reunión de una enorme flota formada por buques de guerra nazis, japoneses y franceses. Esta fuerza naval se dirigiría a Dakar para más tarde partir hacia la localidad brasileña de Natal, bordear la costa de Sudamérica y tras una hipotética batalla naval contra los estadounidenses comenzar la conquista de Norte América entrando por el Valle del Misisipi.

Las Islas Canarias podrían haber sido el punto de concentración de una fuerza naval del Eje capaz de hacer posible la conquista de EE.UU.

Otro lugar relacionado y también rodeado de leyenda es la Casa Winter en Fuerteventura. Su dueño era el alemán Gustav Winter, un ingeniero industrial que llegó a Canarias en 1926. Aquí siguió con su trabajo, construir centrales eléctricas y en Las Palmas de G.C inauguró la CICER (también en el barrio de Guanarteme). Se ha dicho que la Villa Winter fue una base de submarinos de los nazis que supuestamente se esconderían en los túneles creados por el ingeniero bajo el subsuelo de la casa. Incluso se ha especulado con la posible estancia de Hitler en la mansión tras el final de la II Guerra Mundial. Sin embargo, tampoco aquí ha aparecido ninguna prueba o documento que confirme estos rumores. La familia de Winter ha negado cualquier relación de la casa con los fines de los nazis.

 Hablaba la leyenda que la  primera persona enterrada en el cementerio de Cádiz era un hombre cuyo exclusivo oficio era afeitar a los negros que los mercaderes de esclavos desembarcaban en las playas de Puntales. Se decidió darle sepultura en un alejado patio de la Iglesia de San José. Sin embargo, en 1932, una investigación demostró que no había constancia oficial de dicho enterramiento ya que el primero correspondía al gaditano Miguel María Chacopianete, sepultado el 9 de junio de 1802.

El cementerio de Cádiz contaba con un patio, convenientemente separado del resto, destinado a los no católicos. Sin duda debido a las malas condiciones del lugar, la colonia británica residente en Cádiz decidió adquirir unos terrenos al final del callejón de la Figurina (actual avenida de Portugal), lindando con las vías del ferrocarril, para destinarlo a cementerio.

En realidad los primeros antecedentes de enterramientos de otras culturas y religiones los encontramos en el siglo XVII. En la fiesta de San Antón se celebraba la romería “del cochinillo” A estos festejos asistían no sólo los cristianos, sino moros y turcos esclavos, entonces residentes especialmente en extramuros. De ahí que se dispusiera el enterramiento de dichos infieles en la Punta de las Vacas.

La historia del cementerio inglés de Cádiz es clave para conocer la espiritualidad de la ciudad.  La ciudad de Cádiz, la Cales para los ingleses, constaba de una pluralidad y cosmopolitismo excepcional desde mediados del XVII, y a su vez se encontraba inmersa en una pluralidad religiosa, que llevaba consigo el enterramiento de los fallecidos no católicos. Serán los diplomáticos ingleses los primeros que piensen en una sepultura para aquellos súbditos de la Gran Bretaña que murieran en tierra española según un Tratado hispano- británico de 1630, que en su artículo 31 decía lo que se debía hacer con los súbditos ingleses que murieran en España, pero no se mencionaba nada de cementerios.

Es en 1650, cuando un enviado de Cromwell, Mr.Ascham, fue asesinado en España y su cuerpo introducido en tierra, sin más. Cromwell mostró su enfado  y el gobierno español acabó cediendo y aceptando la existencia de un cementerio para protestantes en el Tratado de Paz de 1664, pero hasta 1796 no se harían realidad los acuerdos.

En 1831, Fernando VII, zanja esta cuestión y autoriza su construcción, con la condición de que “se observen las formalidades prevenidas, a saber: que cierren con tapia, sin iglesia, ni capilla ni otra señal de templo ni culto público ni privado, poniéndose de acuerdo con las autoridades locales”.

Pero fue a raíz de la revolución de 1854 cuando se comienza la construcción de cementerios civiles, existiendo ya muchos españoles que no profesaban la fe católica.

Según documentos del Negociado del Ayuntamiento de Cádiz se hace una cesión de terreno de cien varas por el Gobierno Militar al cónsul de S.M. Británica en los retamales de los Extramuros de esta ciudad en 28 de noviembre de 1832, para servir de cementerio de los ingleses protestantes. Aunque hasta 1871 no llegó a abrirse la capilla protestante.

La primera referencia al cementerio de los protestantes de Cádiz, la encontramos en un documento fechado en 1873 del Obispado de Cádiz al Ayuntamiento Republicano de la ciudad, que hablaba de que en el cementerio católico se habían enterrado protestantes, y que ese cementerio era para católicos, y no para sectarios de demás creencias, y qué sería lo que pasaría si fuera al revés y los católicos se enterraran en el cementerio protestante.

También en la Guía oficial de Cádiz, la Rosseti la encontramos en 1876: “Entre la Aguada y San José, está el cementerio inglés, adquirido y cuidado por el señor Brakenbury, padre del cónsul actual, para los cuerpos de los herejes, que antes eran enterrados en la orilla, más allá de la línea de pleamar, por miedo de que pudieran corromper a los católicos de Cádiz. Ahora existe aquí “un cómodo lugar”, lo que es un alivio para los protestantes que esperen morir en Cádiz”

Un documento de negociado del año 1895 nos indica que hubo un intento de clausura del cementerio por motivos de salubridad, que hablaba de la R.O. de Gobernación del 18 de Julio de 1887 según la cual quedaba prohibida la inhumación fuera de los cementerios comunes excepto los de familia real.  Sigue diciendo que no hay datos precisos de la inauguración pero que en noviembre de 1831 se expidió por el Ministerio de Estado una R.O. por reclamación del represente de Inglaterra de terrenos para la Coruña para un enterramiento, y que es de presumir que el de Cádiz date de la misma época, hablándonos de una cesión de terreno de cien varas echas por el consistorio al cónsul británico el 28 de noviembre de 1832 con destino a cementerio de los ingleses.

Desde 1904 en la Guía Rosetti encontramos la siguiente descripción; “en el mismo barrio de San José y en la calle Adriano (antes Figurinas) se halla situado otro cementerio, de propiedad particular, destinado a los que profesan religión protestante. Tiene un extenso y bien cuidado jardín que da vistas a la vía férrea. Hay en él algunos monumentos sepulcrales de gran costo y artística construcción. De ellos no dejaremos de citar los de familias como  Haynes, el de Willian D.West, el de Richar Daviés, el de Ernesto Kropf, o el de Leopold Wade, etc.”.

Fueron muchos los enterrados en este suelo durante fines del siglo XIX y hasta mediados de los 60 del siglo XX, siendo este lugar clave para conocer la espiritualidad de la parte de los habitantes de nuestra ciudad que no profesaban la fe católica.

Este cementerio presentaba a la vista una galería llena de monumentos en un gran jardín. Era un parque, un jardín inglés, plantado de árboles. Una galería rectangular plantada de árboles de arbustos y flores.

Con el fin de la dictadura franquista, y con la naciente laicidad del Estado español, el mantenimiento de un cementerio protestante separado perdió definitivamente su significado, y en pro de la integración y la igualdad se procedió a su clausura.

En Abril de 1976 visita la ciudad Sir Chales Douglas, embajador de Gran Bretaña, para proceder a la cesión del terreno del cementerio al ayuntamiento. Con fecha de 23 de enero de 1980 se procede al traslado de los cadáveres existentes que no habían sido reclamados al cementerio católico y en la actualidad se encuentran en el Cementerio Mancomunado Bahía de Cádiz.

El antiguo cementerio procedió a ser un parque y los alrededores se llenaron de viviendas, aunque el parque aún conserva en parte la estructura del antiguo lugar de depósito de almas que no profesaban la fe católica, y la estampa del inglés fallecido sigue sintiéndose bajo los suelos de la plaza.

Bibliografía:

– Prieto Orcero, Eva María . El cementerio de los Ingleses de Cádiz. CEMABASSA, 2005

Protected by Copyscape Online Plagiarism Test

dzmeyxdzvgmgnaszzun5

Ishii Shirō ( 25 de junio de 1892 – 1959). Doctor en medicina, microbiólogo y Teniente-General del Ejército Imperial Japonés que participó en la guerra bacteriológica.

Durante la Segunda Guerra Mundial comandó la Unidad 731, destinada en la ciudad de Harbin, China, donde hizo ensayos de guerra bacteriológica y química sobre soldados, prisoneros y civiles chinos. Las actividades de la unidad se cobraron miles de víctimas de peste, de cólera, y de otras enfermedades.

Llevó a cabo investigaciones que pretendían estudiar la resistencia del cuerpo humano al efecto de la hipotermia, o al exceso de presión, por ejemplo. En sus ensayos científicos, que lesionan el concepto de dignidad humana, creó condiciones para provocar ataques al corazón, y abortos. Practicó vivisecciones con seres humanos.

Tanto él como sus colaboradores de la Unidad 731, responsables de atrocidades cometidas en tiempo de guerra, pactaron con las autoridades militares norteamericanas el privilegio de no ser juzgados por los tribunales a cambio de los resultados de sus experimentos.

Escuadrón 731

El Escuadrón 731 fue un programa encubierto de investigación y desarrollo de armas biológicas del Ejército Imperial Japonés, que llevó a cabo letales experimentos sobre humanos durante la Segunda Guerra Chino-japonesa (1937-1945) y la Segunda Guerra Mundial. Fue responsable de algunos de los más horribles crímenes de guerra cometidos por militares nipones. Oficialmente conocido por el Ejército Imperial Japonés como el Laboratorio de Investigación y Prevención Epidémica del Ministerio Político Kempeitai, fue inicialmente instaurado como una sección política e ideológica de la policía militar Kempeitai. Fue formado con la intención de contrarrestar la influencia político-ideológica de los enemigos y reforzar el sistema de unidad militar.

El escuadrón fue camuflado como un módulo de purificación de agua situado en el distrito de Pingfang, al nor-este de la ciudad china de Harbin, parte del gobierno títere de Manchukuo. Operó a través de la propaganda política japonesa y como un emblema ideológico de la rama política del ejército llamada Kōdōha (Partido Bélico). En la primera fase, esta sección actuó en contra de la propaganda comunista, pero extendió sus responsabilidades en otras direcciones, tanto en Japón como en el extranjero.

Se convirtió en un equivalente aproximado del Schutzstaffel nazi. Promovió la creencia en la supremacía racial japonesa, teorías racistas, contraespionaje, investigación, sabotaje político e infiltración en las líneas enemigas. También ha sido ligado con la policía militar de Manchukuo, el servicio de inteligencia manchú, la policía manchú ordinaria, Comités Manchúes, partidos nacionalistas manchúes regionales y el destacamento del Servicio Secreto Japonés en Manchukuo.

Hasta diez mil personas, tanto civiles como militares, de origen chino, coreano, mongol y ruso fueron objeto de la experimentación dirigida por el Escuadrón 731. Algunos prisioneros de guerra estadounidenses y europeos igualmente murieron a manos del Escuadrón 731. Aparte de eso, el uso de armas biológicas desarroladas por el programa de armamento bioquímico del Escuadrón 731, resultó en decenas de miles de muertes en China – posiblemente hasta 200000 víctimas según algunos cálculos.

El Escuadrón 731 fue uno de los muchos destacamentos usados por las Fuerzas Armadas japonesas para la investigación sobre agentes biológicos para la guerra; otras unidades tácticas y administrativas fueron el Escuadrón 516 (Qiqihar), el Escuadrón 543 (Hailar), el Escuadrón 773 (Songo), el Escuadrón 100 (Changchun), el Escuadrón 1644 (Nankín), el Escuadrón 1855 (Pekín), el Escuadrón 8604 (Cantón), el Escuadrón 200 (Manchuria) y el Escuadrón 9420 (Singapur).

Muchos de los científicos implicados en el Escuadrón 731, continuaron con sus prominentes carreras en política, educación, negocios y medicina. Algunos fueron arrestados por las fuerzas soviéticas y procesados en los juicios sobre crímenes de guerra de Jabárovsk; otros que se rindieron a los estadounidenses, les fue otorgada amnistía a cambio de acceder a la información recopilada por estos.

Debido a su brutalidad, las acciones del Escuadrón 731 han sido denunciadas hoy en día por las Naciones Unidas como crímenes de guerra.

dcrtoorobbd9

Creación

En 1932, el General Shiro Ishii fue puesto al mando del Laboratorio de Investigación del Ejército sobre Prevención Epidémica. Él y sus hombres construyeron el campo de prisioneros Zhong Ma (cuyo edificio principal fue conocido a nivel local como la Fortaleza Zhongma), una prisión experimental ubicada en el poblado Bei-inho, a 100 kilómetros al sur de Harbin. Las vías ferroviarias manchúes, fueron colocadas para el transporte de materiales y equipamiento. Ishii organizó al grupo secreto de investigación “Unidad Togo”, para la coordinación de estudios químicos y biológicos. En 1935, una fuga de reos y más tarde una explosión (presunto ataque), obligó a Ishii a suspender las operaciones de la Fortaleza Zhongma. Posteriormente Ishii, se trasladó a Pingfang, aproximadamente a 24 kilómetros al sur de Harbin, para instalar un complejo nuevo, mucho más grande.

Más tarde esta unidad fue incorporada al ejército Guandong como el Ministerio de Prevención Epidémica, pero fue dividida simultáneamente en la “Unidad Ishii” y la “Unidad Wakamatsu”, con un comando central en Hsinking. A partir de 1941, todas estas unidades fueron conocidas colectivamente como el “Ministerio de Prevención Epidémica y Purificación de Agua del Ejército Guandong” o “Escuadrón 731″ como sobrenombre. Ellos tuvieron el respaldo de los Cuerpos Imperiales de la Juventud, la Universidad de Investigaciones Japonesa y el Kempeitai. Algunas fuentes los relacionan con el zaibatsu Mitsui, monopolio del cultivo de amapola en Manchukuo (para la producción de heroína).

Integrantes del Escuadrón 731

– Teniente-General Shiro Ishii
– Teniente-Coronel Ryoichi Naito
– Dr. Masaji Kitano
– Yoshio Shinozuka
– Yasuji Kaneko

Divisiones

El Escuadrón 731 estaba compuesto por 8 Divisiones:

– División 1: Efectuaba investigaciones sobre peste bubónica, cólera, ántrax y tuberculosis, empleando seres humanos. Para tal fin, se construyó una prisión con capacidad para 300-400 prisioneros.
– División 2: Se ocupaba de probar las armas biológicas, centrándose en el diseño y manufactura de aparatos para esparcir agentes patógenos y parásitos.
– División 3: Se ocupaba de producir proyectiles cargados con agentes patógenos. Estaba cantonada en Harbin.
– División 4: Producía diversos materiales para los experimentos.
– División 5: Entrenaba a los nuevos integrantes del personal.
– Divisiones 6, 7 y 8: Unidades de pertrechos, médica y administrativa, respectivamente.

Actividades

Un proyecto especial con el nombre clave de ‘Maruta’, utilizó a seres humanos para hacer experimentos. Los sujetos de prueba fueron reunidos de la población de los alrededores y en ciertos casos eran aludidos eufemísticamente como “troncos” (maruta, 丸太). Este término, originado de una “broma” por parte del personal debido al hecho de que la información oficial sobre el establecimiento ofrecida a las autoridades locales, fue que se trataba de un aserradero. Entre los sujetos de prueba se encontraban niños, ancianos y mujeres embarazadas. Muchos experimentos y disecciones fueron realizadas sin el uso de anestésicos, porque se creía que podían influir en los resultados o que eran innecesarios porque los individuos se encontraban atados.

Vivisección

– Los prisioneros de guerra fueron sometidos a vivisección (disección sin anestesia)
– Las vivisecciones fueron realizadas a prisioneros infectados con diversas enfermedades.
– Los científicos llevaron a cabo cirugía invasiva en los cautivos, eliminando órganos para estudiar los efectos de la enfermedad sobre el cuerpo humano. Estas fueron practicadas mientras los pacientes estaban vivos, porque se creía que el proceso de descomposición afectaría los resultados. Entre los presos infectados y viviseccionados se encontraban hombres, mujeres, niños y lactantes.
– Las vivisecciones fueron también perpetradas en mujeres embarazadas, algunas veces preñadas por los mismos doctores, y los fetos eran extraídos.
– Las extremidades de los prisioneros eran amputadas con el fin de estudiar la pérdida de sangre.
– Estos miembros quitados fueron algunas veces vueltos a unir del lado contrario del cuerpo.
– Otras veces las extremidades de los prisoneros eran congeladas y amputadas, mientras otros miembros eran congelados y después descongelados para analizar los efectos de la gangrena y la putrefacción resultantes sin tratamiento.
– A algunos prisioneros se les extrajo quirúrgicamente el estómago y se les ligó el esófago a los intestinos.
– Partes del cerebro, pulmones, hígado, etc., fueron extirpadas de algunos prisioneros.

Ensayo de Armas

– Se usaron blancos humanos para probar granadas puestas a varias distancias y en diferentes posiciones.
– Se pusieron a prueba lanzallamas sobre humanos.
– Personas fueron atadas a postes y usadas como blancos para probar bombas de gérmenes, armas químicas y bombas explosivas.

Experimentos con agentes patógenos

– Los prisioneros eran inyectados con sueros contaminados con agentes patógenos, aparentando ser vacunas, para estudiar sus efectos.
– Para investigar las repercusiones de enfermedades sexuales sin tratamiento, prisioneros masculinos y femeninos fueron deliberadamente infectados con sífilis y gonorrea vía estupro, siendo después estudiados.
– Los presos eran infestados con pulgas con el fin de adquirir grandes cantidades de pulgas transmisoras a efectos de analizar la viabilidad de una guerra biológica.

Ataques biológicos

– Parásitos, ropa infectada y provisiones contaminadas fueron lanzadas dentro de bombas sobre varios objetivos. Las resultantes epidemias de cólera, ántrax y peste bubónica fueron resposables de haber matado alrededor de 400.000 chinos.
– El Escuadrón 731 y sus unidades afiliadas (Escuadrón 1644, Escuadrón 100 etc.), sobrepasaron la fase de “prueba” de armas biológicas y llevaron a cabo ataques biológicos en contra del pueblo chino (tanto civiles como soldados), durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Pulgas infectadas de peste fueron criadas en las instalaciones del laboratorio del Escuadrón 731 y el Escuadrón 1644, siendo diseminadas por aviones sobre localidades chinas habitadas, tal como la ciudad costera de Ningbo en 1940 y la ciudad de Changde en 1941. Este rociado aero-militar resultó en epidemias humanas de peste bubónica que mató a miles de civiles chinos.
– Tularemia experimentada con civiles chinos 

Otros experimentos

– Algunos prisioneros fueron colgados cabeza abajo para observar cuánto tiempo les tomaría asfixiarse.
– A otros les fue inyectado aire en las arterias para determinar el tiempo que tardaban en mostrar los síntomas iniciales de una embolia.
– A algunos cautivos se les inyectó orina de caballo dentro de sus riñones.
– Otros fueron privados de alimentos y agua para precisar la duración de tiempo hasta la muerte.
– Otros presos fueron situados dentro de cámaras de vacío hasta que morían.
– Otros tantos fueron expuestos a temperaturas extremas desarrollando congelamiento, siendo analizado cuánto duraba el cuerpo humano sobreviviendo con tal tormento, además de determinar los efectos de la putrefacción y la gangrena sobre la carne humana.
– Algunos experimentos fueron realizados para definir la relación entre la temperatura, quemaduras y supervivencia humana.
– Unos cuantos prisioneros fueron puestos dentro de centrífugas, haciéndolos girar hasta morir.
– Sangre animal fue inyectada en algunos otros, estudiando los efectos de esta acción.
– Algunos cautivos fueron irradiados con dosis letales de rayos X.
– En cámaras de gases fueron probadas varias armas químicas, usando siempre personas.
– Fueron inyectadas burbujas de aire en el flujo sanguíneo de otros prisioneros para simular una apoplejía.
– También se inyectó agua de mar en otros tantos cautivos para determinar si podía servir como sustituto de la solución salina.

Placa conmemorativa en memoria de las víctimas, en un edificio del complejo de la Unidad 731.

Placa conmemorativa en memoria de las víctimas, en un edificio del complejo de la Unidad 731.

Guerra biológica

Los científicos japoneses realizaron pruebas sobre los prisioneros centrándose en torno a la peste bubónica, cólera, viruela, botulismo y otras enfermedades.

Estos experimentos indujeron al desarrollo de la bomba bacilar defoliante y la bomba de parásitos, usada para esparcir la peste bubónica. Algunas de estas bombas fueron diseñadas con cuerpos de cerámica (porcelana), una idea propuesta por Ishii en 1938.

Estas bombas posibilitaron a los soldados japoneses el lanzar ataques biológicos, contaminando los cultivos, embalses, manantiales y otras áreas con ántrax, pulgas infectadas de peste, tifoidea, disentería, cólera y otros agentes patógenos mortales.

Además de esto, provisiones de alimentos contaminados y hasta ropa fueron dejados caer desde aeronaves dentro de áreas de China no ocupadas por las fuerzas militares japonesas.

Instalaciones

La base del Escuadrón 731 ocupaba seis kilómetros cuadrados y consistía en más de 150 edificios. Las instalaciones fueron muy bien diseñadas, siendo difíciles de destruir. Algunos edificios satelitales del Escuadrón 731 aún existen y están abiertos al público, mientras que en otros funcionan fábricas de diversas empresas chinas.

El complejo contiene en su interior varias fábricas. Allí había alrededor de 4500 recipientes que se utilizaban para criar a las pulgas, seis calderas gigantes para producir diversas substancias químicas y alrededor de 1800 contenedores para producir agentes biológicos. Aproximadamente 30 kilogramos del bacilo de la peste bubónica se podían producir en varios días.

Toneladas de estas armas biológicas (y algunas químicas) fueron almacenadas en varios lugares del noreste de China durante el transcurso de la guerra.

El intento japonés de destruir la evidencia del establecimiento después de ser desintegrado el escuadrón falló debido a que los restos dañaron de vez en cuando a civiles, incluso aún recientemente.

En agosto del 2003 fueron hospitalizadas 29 personas después de que un grupo de constructores de Heilongjiang desenterrara unos proyectiles químicos que habían sido enterrados profundamente en el suelo hace más de cincuenta años.

charonboat_dot_com_shiro_2

Sitio de ensayo Anta

Esta era una zona de pruebas al aire libre ubicada a 120 kilómetros de la instalación de Pingfang.

Centro de operaciones Hsinking (Changchung)

El comando central de la “Unidad Wakamatsu” (Escuadrón 100) estaba bajo el mando del veterinario Yujiro Wakamatsu. Esta instalación se dedicó al estudio de vacunas para proteger los recursos animales japoneses y, especialmente, a la guerra biológica selectiva. Las enfermedades fueron probadas para su uso en contra de los caballos soviéticos y chinos y otros tipos de ganado. Además de estas pruebas, el Escuadrón 100 dirigió una fábrica de bacterias para producir los patógenos requeridos por otras unidades. Las pruebas de sabotaje biológico fueron también gestionadas en este establecimiento: desde venenos hasta destrucción química de las cosechas.

Centro de operaciones Pekín (Peiping)

Ésta era la comandancia del Escuadrón 1855. Era también una rama experimental ubicada en Chinan, Hebei. La peste bubónica y otras enfermedades fueron estudiadas extensivamente en estas instalaciones.

Centro de operaciones Nanquin

Esta fue la comandancia de la “Unidad Tama” (Escuadrón Ei-1644). Esta sección condujo proyectos y operaciones comunes con el Escuadrón 731.

Centro de operaciones Guangdong (Cantón)

El cuartel general de la “Unidad Nami” (Escuadrón 8604). Esta instalación encabezó la experimentación sobre privación de alimentos y agua a humanos, así como la transmisión hídrica del tifus. Además, esta instalación sirvió como la principal granja de ratas para aprovisionar a las unidades médicas con los vectores de la peste bubónica para los experimentos.

Centro de operaciones Syonan (Singapur)

Formado en 1942, por Naito Ryoichi, el Escuadrón 9420 tuvo aproximadamente 1000 trabajadores con base en la Universidad Médica Raffles. El escuadrón fue comandado por el general de división Kitagawa Masataka y apoyado por las comandancias meridionales del Ejército Imperial Japonés.

Había dos principales sub unidades: la “Unidad Umeoka”, especializada en paludismo, y la “Unidad Kono”, que se que se ocupaba de la peste. Además de los experimentos con enfermedades, esta instalación sirvió como uno de los principales centros de captura y disección de ratas.

Centro de operaciones Hiroshima

Una fábrica altamente confidencial en la isla Ōkunoshima produjo las armas químicas para las unidades militares y médicas japonesas. Comenzando con la producción de gas mostaza en 1928, la fábrica continuó ligada a la elaboración de armas químicas tales como el fosgeno, la lewisita, y el cianógeno. Durante los años 30, al empeorar la guerra en China, la isla en donde se hallaba la fábrica fue borrada de la mayoría de los mapas para fortalecer la confidencialidad y la seguridad.

Centro de operaciones Manchuria (Escuadrón 200)

Esta unidad fue asociada directamente con el Escuadrón 731 y trabajó principalmente en la investigación de la peste.

Centro de operaciones Manchuria (Escuadrón 571)

Esta sección, con sede desconocida, era otra unidad que trabajó directa y extensivamente con el Escuadrón 731.

Unidad 731

Brigadas especiales ambulantes

Fueron unidades especiales guiadas por el hermano mayor de Shiro Ishii y solamente atendido por personal de la ciudad natal de Ishii. Operaron por separado de las organizaciones médicas regulares como investigadores y solucionadores de problemas.

Unidades de operaciones especiales

Unidades con especiales y desconocidas asignaciones en Manchuria y el continente asiático. Se ha insinuado que la investigación nuclear fue dirigida en Manchuria hacia el final de la guerra por esta división.

Disolución al finalizar la Segunda Guerra Mundial

Las operaciones y los experimentos continuaron hasta el final de la guerra. Shirō Ishii deseaba utilizar las armas biológicas en el conflicto del Pacífico desde mayo de 1944, pero sus tentativas fracasaron en varias ocasiones por la pobre formulación de planes y la intervención aliada. Con la invasión rusa de Manchukuo y Mengjiang en agosto de 1945, la unidad tuvo que abandonar su trabajo de prisa. Los miembros y sus familias huyeron a través de Manchuria y China para volver a Japón.

Ishii ordenó a cada integrante del grupo “llevar el secreto hasta la tumba”, amenazando con encontrarles si fallaban e impidiendo a cualquiera que trabajase en puestos públicos en Japón. Fueron repartidas ampolletas con cianuro de potasio, para emplearse en caso de que capturaran al personal restante.

Los encargados de confianza de las tropas japonesas de Ishii dinamitaron las instalaciones en los días finales de la guerra para destruir la evidencia de sus actividades, pero la mayoría estaban tan bien construidas que sobrevivieron un tanto indemnes, quedando como testimonio de lo que sucedió allí.

Después de que Japón se rindiera a los aliados en 1945, Douglas MacArthur se convirtió en comandante supremo de las fuerzas aliadas, reconstruyendo Japón durante la ocupación aliada.

Al final de la guerra, este concedió secretamente inmunidad a los médicos del Escuadrón 731 a cambio de proveer a los Estados Unidos sus datos de investigación sobre la guerra biológica. Los Estados Unidos creían que los datos de la investigación tenían valor porque los aliados nunca procesaron o condenaron públicamente tales experimentos en los seres humanos, debido a la aversión moral y política. Los EEUU. tampoco desearon que otras naciones, como la Unión Soviética, adquirieran los datos sobre armas biológicas, sin mencionar las ventajas militares de tal investigación.

El Tribunal de los crímenes de guerra de Tokio se había enterado solamente a través de una referencia sobre los experimentos japoneses con los “sueros infectados” en civiles chinos. Esto ocurrió en agosto de 1946 y fue denunciado por David Sutton, ayudante del fiscal chino.

El consejero japonés de defensa Michael Levin argumentó que la acusación fue vaga y sin corroboración, siendo anulada por el presidente del tribunal, William Webb, por la carencia de evidencias. El tema no fue investigado más allá por Sutton, que estaba probablemente enterado de las actividades del Escuadrón 731. Se cree que su referencia a esto en el juicio pudo haber sido accidental.

Aunque públicamente silenciado, en el incidente de los juicios de Tokio la Unión Soviética le dio seguimiento al caso y procesó a doce líderes y científicos del Escuadrón 731 y sus unidades filiales: el Escuadrón 1644 en Nankín y el Escuadrón 100 en Changchun, todos en los juicios de Jabaróvsk. Entre esos criminales de guerra se encontraban el general Otozō Yamada, el comandante en jefe de un millón de soldados japoneses que ocupaban Manchuria.

Muchos prisioneros de guerra soviéticos capturados por Japón y civiles rusos, incluyendo mujeres y niños, fueron asesinados en experimentos químicos y biológicos del Escuadrón 731, junto con chinos, coreanos, mongoles y cautivos de otras nacionalidades. El juicio de los autores japoneses que fueron capturados fue llevado a cabo en la ciudad de Jabaróvsk, en el Extremo Oriente ruso cerca de la frontera con China nor-oriental, en diciembre de 1949. Una transcripción parcial muy larga de los procedimientos del juicio fue publicada en diversos lenguajes el año siguiente por una agencia periodística moscovita en idiomas extranjeros, incluyendo una edición en inglés: Materials on the Trial of Former Servicemen of the Japanese Army Charged with Manufacturing and Employing Bacteriological Weapons (Moscow: Foreign Languages Publishing House, 1950). Este libro sigue siendo un recurso invaluable para los historiadores sobre la organización y las actividades de los intentos de guerra biológica. Curiosamente, ninguna de las ediciones en idiomas extranjeros de este libro tenían algún dato sobre su número de tiraje – solamente la edición rusa dice que cerca de 50.000 copias fueron publicadas. El abogado que llevaba el caso en los juicios de Jabaróvsk fue Lev Smirnov, que había sido uno de los querellantes soviéticos de los juicios de Nuremberg contra los doctores nazis que habían cometido atrocidades humanas en experimentaciones similares en los campos de exterminio como Auschwitz y Dachau.

Los galenos y oficiales del Ejército Imperial Japonés que habían perpetrado las atrocidades del Escuadrón 731 recibieron sentencias de 2 a 25 años de reclusión en campamentos de trabajo.

Shiro Ishii, el médico mortal
@ Vida Paranormal | 09/18/2014 | Historia, Humano, Personajes

Isla de Hart – NY

Publicado: abril 11, 2020 en mis experiencias

Historia de la isla Hart

Hart Island fue una vez propiedad privada de Thomas Pell cuando la compró a los nativos americanos del área en 1654, y un cuartel para soldados de la Unión durante la Guerra Civil, pero como muchas de las islas que rodean la ciudad de Nueva York, eventualmente se convirtió en un lugar para los “socialmente indeseables”. Una vez que el gobierno federal no tuvo uso para la isla, fue comprada por la ciudad de Nueva York en 1868 por $ 75,000. Un año después, se estableció una extensión de la Casa de Refugio (una prisión en la isla Roosevelt) en Hart, que era una casa de trabajo para niños delincuentes. El primer entierro civil también tuvo lugar ese año, comenzando el precedente de usar la tierra como campo de alfarero. En 1870, las estructuras construidas en el extremo sur de la isla se utilizaron para tratar a las víctimas de la epidemia de fiebre amarilla.

En 1904, se construyó en el centro de la isla una gran institución llamada Reformatorio para los delincuentes menores, que albergaba a unos 2.000 niños que trabajaban en las casas de trabajo o en el campo, enterrando a los muertos. Los edificios en Hart continuarían erigiéndose hasta 1931, cuando se construyó la última estructura, la capilla. El reformatorio se convirtió en una pequeña ciudad en sí misma, con unos 24 edificios conectados con calles pavimentadas. No fue un lugar fácil para vivir como lo reveló una investigación del Ayuntamiento; los niños estarían sujetos a varias torturas, como arrodillarse durante horas en una habitación llamada “el refrigerador”, recibir la orden de golpearse entre sí con palos y tener que realizar “ponerse de pie”, que consistía en pararse en línea recta media noche durante un período de unas pocas semanas. La isla fue descrita como un lugar caótico, ya que los edificios albergarían a los internos mezclados con otras personas con enfermedades mentales, enfermedades infecciosas, abuso de sustancias y personas sin hogar. Los niños a menudo se enfermaban al compartir toallas, maquinillas de afeitar y jabón con los residentes infectados con tuberculosis y otros contagios.

La isla Hart era casi el hogar de lo que habría sido una vista muy extraña entre las ventanas enrejadas de los edificios reformatorios: un parque de diversiones. Solomon Riley, un hombre negro que poseía cuatro acres de tierra en el extremo sur, comenzó a construir un parque conocido como “Negro Coney Island” en 1925. Se hizo rico usando el nombre de su esposa blanca para comprar propiedades en áreas predominantemente blancas en Harlem y alquilando los apartamentos a negros, y quería abrir un parque de diversiones para sus nuevos inquilinos, a quienes se les prohibió los parques “solo para blancos” en Rye y Dobbs Ferry. Con un salón de baile, ocho casas de huéspedes, un paseo marítimo de 200 pies y un pabellón de baño ya construido, los funcionarios de reforma se encogieron ante lo absurdo de este parque, rodeado de tumbas y delincuentes. La ciudad condenó la propiedad para evitar la finalización del parque, y el Sr.

Las escapadas no eran infrecuentes, incluso sin el parque de atracciones para ayudar en la lucha. Los prisioneros han logrado salir de la isla nadando, trepando en lanchas motoras en espera o incluso simplemente corriendo sobre el hielo en el invierno hacia la isla de la ciudad. Un prisionero llamado Joseph “The Eel” Farrell se jactó de que nadó a Long Island en 1919 y escapó una vez más al Bronx en 1921.

En 1928, Hart Island era principalmente una instalación de desbordamiento para el hacinamiento en las cárceles, y durante la Segunda Guerra Mundial se utilizó como campamento disciplinario para más de 2.000 soldados de la Marina y la Guardia Costera. También serviría como prisión para los soldados alemanes arrestados en la costa de Long Island. Durante las próximas décadas, las instalaciones en la isla se centrarían en programas experimentales piloto como un tubercularium, el programa de “seis puntos” para alcohólicos (1952) y la Casa Phoenix para el abuso de sustancias (1967). En 1955, se construyó un sitio de lanzamiento de misiles Nike en la isla para proteger la ciudad durante la era de la Guerra Fría ( más historia en el sitio de Nike aquí) Una multitud de tumbas fueron destruidas cuando se construyeron los elevadores de misiles, pero nadie sabe quién estaba en ellas. Cuando Ebbets Field fue derribado en 1960, las gradas fueron donadas a Hart Island, donde aún permanecen, atornilladas a los lazos ferroviarios del desmantelado Third Avenue Elevated Train.

La mencionada Phoenix House fue producto de una renovación de tres millones de dólares de las casas de trabajo, financiada por Nueva York en 1967. Resultó ser un programa modelo exitoso donde los ex adictos podían ayudar a otros a realizar una abstinencia disciplinada, pero no duró mucho en la isla sí mismo. El Departamento de Correcciones hizo un último intento de usar la isla para ganarse la vida en 1982, en un esfuerzo por disciplinar a los delincuentes menores con sentencias de “calidad de vida” a corto plazo. Los remolques cerrados con alambre de púas servirían como confinamiento para vándalos de graffiti, puentes de torniquetes, pequeños traficantes de drogas y similares. Falló debido a la falta de condenas en los tribunales municipales, y el área ahora se usa para acomodar los detalles de entierro y los oficiales de corrección.

El enfoque principal de Hart Island ha sido ser un campo de alfareros para la ciudad desde 1869 hasta nuestros días. El primer entierro fue el de Louisa Van Slyke, una huérfana de 24 años que murió en el Hospital de la Caridad y sin nadie para reclamar su cuerpo. Desde entonces, la isla se ha convertido en el cementerio más grande del mundo financiado con impuestos, con más de 1 millón de cuerpos enterrados en más de 101 acres. Junto con los desconocidos e indigentes, las personas enterradas aquí tampoco pudieron pagar un funeral privado. Un entierro en Hart Island se define vagamente como un “entierro de la ciudad” en el papeleo oficial. Los adultos desconocidos están enterrados en parcelas individuales, y son los más desenterrados e identificados con mayor frecuencia utilizando datos médicos de familiares sobrevivientes. Los adultos identificados se encuentran en trincheras de 3 secciones de 48 cuerpos para facilitar el desenterrado; sus ataúdes están apilados tres de alto y dos de ancho. Los niños (en su mayoría nacidos muertos / bebés) están enterrados en trincheras de 1,000 cuerpos, ya que rara vez se desenterran. Sus ataúdes tienen una altura de cinco y generalmente veinte de ancho, dependiendo del tamaño. El primer niño que murió de SIDA en Nueva York fue enterrado de forma aislada en el extremo sur de la isla, y recibió una lápida especial marcada “SC-B1, 1985” (SC = niño especial, B1 = Bebé 1). Las partes del cuerpo amputadas también están enterradas en la isla, en cajas etiquetadas como “extremidades”. B1 = Bebé 1). Las partes del cuerpo amputadas también están enterradas en la isla, en cajas etiquetadas como “extremidades”. B1 = Bebé 1). Las partes del cuerpo amputadas también están enterradas en la isla, en cajas etiquetadas como “extremidades”.

La isla recibe alrededor de 1,500 cuerpos al año, y hay una lucha constante por encontrar más espacio para enterrar. En el pasado, las trincheras se reutilizaban después de 25-50 años de descomposición; los trabajadores desenterrarían los restos descompuestos y tirarían a un lado los huesos restantes para dejar espacio para las cajas de pino. Esta práctica ha terminado, pero ahora hay menos espacio, y los edificios abandonados pero históricos están siendo demolidos para hacer más espacio para nuevos entierros. El trabajo espeluznante de la excavación de zanjas es realizado por los reclusos de Rikers Island, con un salario de 50 centavos por hora, y bajo la estrecha supervisión de los oficiales del DOC. Un solo ferry operado por el Departamento de Transporte de Nueva York presta servicios a la isla, partiendo de Fordham St. en City Island, donde un camión de la morgue transporta los cuerpos para enterrarlos en simples cajas de pino.

Acceder a los registros es una tarea ardua y a veces imposible. Los números de trincheras fueron extrañamente duplicados y cambiados a lo largo de los años, lo que dificulta la identificación de las parcelas. Los registros se almacenaron en libros de contabilidad escritos a mano, muchos de los cuales habían sido destruidos en un incendio de 1977 donde se olvidaron unas 25,000 personas. Incluso después del incendio, hasta hace poco se mantenían registros en un libro de contabilidad escrito a mano en la isla. El papeleo es a menudo ilegible o fotocopiado incorrectamente, lo que elimina el acceso a miles de registros de entierro. Melinda Hunt, una artista que comenzó a fotografiar los marcadores de tumbas derribados a principios de la década de 1990, comenzó a acumular una base de datos que se considera más completa que los registros oficiales, realizada a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información. También ha publicado un libro llamado Hart Island y produjo una película llamada Hart Island: Un cementerio americano.

El acceso a la isla es extremadamente restringido; los familiares pueden visitar pero deben estar acompañados por un oficial de correcciones, y están muy restringidos a dónde pueden ir. Los teléfonos celulares, las cámaras y la prensa están prohibidos en la isla. Ser atrapado en Hart Island se considera traspaso de la propiedad de la prisión y conlleva una sentencia de 2 años de prisión. Se están haciendo esfuerzos para transferir la propiedad del Departamento de Correcciones al Departamento de Parques, y posiblemente aflojar algunas de las restricciones para visitantes. En 2018, la erosión de la costa ha expuesto los huesos de los muertos, y Nueva York ha invertido $ 13 millones para rellenar y reforzar estas áreas.

Santuario de Lourdes

Publicado: febrero 10, 2020 en mis experiencias
Que ver y hacer en El Santuario de Lourdes:
Horarios
Rezar el rosario
DURACIÓN: 30′ durante el día,60′ por la tarde
LUGAR: Gruta de las apariciones
Durante las apariciones, Bernardita Soubirous rezó el Rosario, con su rosario en la mano. El papa Juan Pablo II escribió:El Rosario de la Virgen María es una oración de gran significado, destinada a producir frutos de santidad.
Lourdes es un lugar importante para la oración del Rosario. Esta oración se celebra por lo menos tres veces al día en el Santuario, de abril a octubre: en la Gruta a las 15:30 (en francés, 30′), a las 18 horas (en italiano, 30′) y durante la temporada de las peregrinaciones a las 21 horas durante la procesión mariana de las antorchas (duración 1 hora).
Santuario y Aparicion de la Virgen de Lourdes
Horario misa
Venerar las reliquias de santa Bernardita
DURACIÓN: 10-15 minutos
LUGAR: Capilla lateral de la Cripta
CUÁNDO: Todos los días (horarios en el Centro de Información)
Bernardita Soubirous, joven de Lourdes, elegida por la Virgen María para ser su mensajera.Si hubiera habido otra más pobre, la Virgen la habría escogido a ella, decía Bernardita. De hecho era pobre, ignorante y humilde. Sin embargo llegó a conocer un destino fuera de lo común…
El relicario de santa Bernardita se presenta a la veneración de los peregrinos en una capilla de la cripta de la basílica de la Inmaculada Concepción. Este relicario se lleva cada año en procesión, el 18 de febrero, día de la fiesta de santa Bernardita, desde la iglesia parroquial de Lourdes hasta la Gruta de las apariciones.
Pasar por la Gruta de Lourdes horarios
DURACIÓN: 20 minutos (hay que prever 45′ de espera según la afluencia)
LUGAR: Gruta de las apariciones
Avancen hacia la Gruta de las apariciones y pasen bajo la roca: verán la fuente y la famosa imagen de Nuestra Señora de Lourdes. Una experiencia ineludible. La Gruta es el teatro de los acontecimientos excepcionales que tuvieron lugar en 1858.
La Gruta de las apariciones es el corazón del Santuario. La fuente y la imagen de Nuestra Señora de Lourdes que allí se encuentran son el objeto de toda la atención de los peregrinos.
La Gruta, por sí misma, dice mucho del Mensaje de Lourdes. Está cavada en la roca, como en eco a esta palabra de la Biblia:El Señor es mi roca, mi salvación, mi ciudadela” (salmo 62, 7).
La roca es negra y el sol no llega a penetrar nunca en la Gruta.
La hornacina donde se encuentra la imagen marca el lugar donde se encontraba la Virgen María la mayoría de las veces: es como una ventana que, en este mundo oscuro, abre sobre el Reino de Dios.
Fuentes del Santuario
DURACIÓN: Unos instantes
LUGAR: En las fuentes
CUÁNDO: Todos los días
En las fuentes del Santuario alimentadas por el agua de la Gruta de las apariciones, responda a la llamada e invitación de la Virgen María:Vaya a beber en la fuente”
La fuente que fluye en la Gruta y que alimenta las fuentes del Santuario,fue descubierta por Bernardita Soubirous durante las apariciones de 1858, por indicación de la Virgen María. En las fuentes, pueden beber agua de Lourdes, mojar la cara, los brazos, las piernas… Lo mismo que en la Gruta, no cuenta tanto el gesto que hagan sino la fe o la intención que pongan en el gesto.
Seguir la procesión eucarística
DURACIÓN: 1h / 1h30
Descubrir la velada de oración de los niños
DURACIÓN: 30-45 minutos
LUGAR: Gruta de las Apariciones
Si vienen a Lourdes con niños, invítelos a participar en una bella velada de oración especialmente creada para ellos.
Para rezar, hay que aprender.
El tiempo de una peregrinación en Lourdes, lugar importante de la oración, es un tiempo favorable para enseñar a rezar a los niños. En Lourdes, como en muchos otros lugares donde hay apariciones, la Virgen se aparece a niños.
La oración de los niños es de gran valor para Ella, aunque se dice a menudo que a los 14 años, Bernardita tan solo sabía el Padrenuestro y el Avemaría.
Por eso se propone una velada de oración para niños con el fin de enseñarlos a rezar imitando a santa Bernardita, y permitiendo que compartan ese momento con otros de su edad.
Dedicar un tiempo de adoración
DURACIÓN: Libre
CUÁNDO: Todos los días
Pueden tomar un tiempo de oración personal y silenciosa delante del Santísimo Sacramento expuesto en una custodia. Una parada espiritual muy tranquilizadora.
La adoración eucarística se celebra a diario en el Santuario de Lourdes, a horas y lugares variables según la época del año. Durante la temporada de las peregrinaciones, la adoración continúa durante la procesión eucarística de las 17:00, en la basílica San Pío X. También tiene lugar de las 23:30 a medianoche, de abril a octubre, en la Gruta de las apariciones, después de la misa de las 23 horas.
Participar en la misa internacional
DURACIÓN: 2 h.
LUGAR: Basílica subterránea de San Pío X
Vengan a rezar con los peregrinos de todo el mundo. Un momento de comunión y fervor que no hay que olvidar.
La misa internacional tiene lugar todos los miércoles y domingos, de abril a octubre, a las 9:30, en la basílica de San Pío X. Dura aproximadamente una hora y media y reúne a casi todas las peregrinaciones presentes en Lourdes. Preséntense una hora antes para poder encontrar bancos libres y sentarse.
Si quieren formar parte de la coral, preséntense en la basílica de San Pío X a partir de las 8:30, al lado del órgano para ensayar. Propuesta abierta a todos los peregrinos de todos los idiomas.
Si es usted sacerdote, puede concelebrar, para ello tiene que venir con su alba y estola por lo menos 30 minutos antes de empezar la misa.
Para anunciar la presencia de su grupo de peregrinos durante la ceremonia de bienvenida (al principio de la misa), tienen que presentarse en el
Servicio de los Grupos que se encuentra en el Centro de Información del Santuario.
Confesarse
DURACIÓN: 10-15 minutos (unos 15-20 minutos de espera)
LUGAR: Capilla de la reconciliación
Déjense reconciliar con Dios entrando en uno de los confesonarios del Santuario.
La peregrinación es a menudo la ocasión de encontrar el camino del confesionario y del perdón de Dios. En Lourdes, la Virgen María dijo a Bernardita: «penitencia, penitencia, penitencia» (la aparición, el 24 de febrero de 1858). Sin embargo, hacer penitencia no es una sesión de autoflagelación.
Es un acto libre, impregnado de humildad y sencillez, para centrar de nuevo lo esencial en lo importante de nuestras vidas y volver a la fuente del bien: Cristo. Es la experiencia vivida durante el sacramento de penitencia, la confesión, también llamado sacramento de la reconciliación. Los capellanes de Lourdes acogen cada día en la capilla de la reconciliación.
Participar en la procesión mariana
DURACIÓN: 1 h. / 1:30, según la afluencia.
LUGAR: Explanada y atrio del Rosario
Todas las tardes, a las 21:00, venga para cantar el Ave María de Lourdes con los creyentes del mundo entero. Uno de los momentos más populares en Lourdes.
No deje de participar en la procesión de la tarde, también llamada «retiro de las antorchas».
Desde el 18 de febrero de 1858, día de la tercera aparición, una de las personas que acompañaban a Bernardita había aportado una vela. Más tarde, la misma Bernardita llegaba con una vela.
La famosa procesión de las antorchas de Lourdes, cuya imagen es conocida en el mundo entero, fue introducida en Lourdes en 1863 por el P. Marie-Antoine, el capuchino apodado «el santo de Toulouse.»
La procesión mariana es el momento más popular de Lourdes. Los peregrinos se reúnen en torno a sus estandartes. Todas las personas enfermas que pueden también desean estar presentes. Puede llevar en la mano una vela con una lamparilla en la que pueden leer el tradicional cántico de Lourdes que cuenta la historia de las apariciones.
Ir a bañarse en las piscinas
DURACIÓN: El baño dura sólo unos minutos. La espera puede durar hasta 1 hora (a veces más).
LUGAR: Piscinas
Entre en una bañera llena de agua que proviene de la fuente que fluye de la Gruta de las apariciones y viva una experiencia única en el mundo.
Venga a beber y a lavarse en la fuente!”Estas palabras de la Virgen María a Bernardita, durante una de las apariciones han inspirado la creación de baños cerca de la Gruta (las piscinas) en las que se sumergen los peregrinos. Creyentes o no, todo el mundo está invitado a realizar esta experiencia intensa.
Horario Misa Lourdes en español
11.15 Diaria: Cripta

https://resa.lourdes-france.org/group/